1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa al día

UE: asociaciones vecinales a favor del “ocio controlado”

Los representantes de más de ochenta ciudades de Europa han diagnosticado este fin de semana en Madrid "problemas comunes" relacionados con el ocio nocturno, y han consensuado la idea de que las ofertas turísticas, gastronómicas y festivas deben enmarcarse en "horarios y condiciones no lesivos" para la salud de los residentes de los centros históricos de las urbes.

Este 25 y 26 de marzo, decenas de asociaciones vecinales de ciudades de España y del resto de Europa trabajaron en el marco del III Encuentro de la Red Vivre La Ville en Europe! (Vivir la ciudad en Europa, en francés), comentó unos de los portavoces de la organización de las jornadas, Saturnino Vera, de la Coordinadora de Asociaciones de Vecinos Madrid Centro.

Las conclusiones de las diferentes ponencias debatidas en el encuentro formarán parte de un documento amplio que será desarrollado en las próximas semanas y que a su término será trasladado a las administraciones locales, regionales, nacionales y a la propia Unión Europea. Según Vera, las asociaciones de vecinos están "a favor del ocio regulado".

Con ese término se defiende el clamor por que las zonas de bares y las terrazas de los barrios residenciales no sean "un bar continuo". En este sentido, Vera destacó que su organización y la Asociación Empresarial de Hostelería La Viña, que aglutina a unos 12.000 locales, han coincidido en que "el horario hasta las 2.30 de la madrugada es una auténtica barbaridad en zonas residenciales”.

Vera ha destacado cómo los representantes de los vecindarios de las ciudades presentes en el encuentro, como París, Bruselas, Estrasburgo, Logroño, Bilbao o Madrid, han identificado "problemas, diagnósticos y conclusiones similares". El Encuentro de la red europea Vivre La Ville!, que en sus dos primeras ediciones se ha celebrado en París, lo ha hecho en esta tercera ocasión en Madrid para abordar problemas comunes a las ciudades como la presión turística, el ruido, la 'gentrificación' o la privatización del espacio público. (EFE)