Ucrania acusa a Rusia de derribar un avión de transporte militar | Europa | DW | 14.07.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Ucrania acusa a Rusia de derribar un avión de transporte militar

Kiev sostiene que volaba demasiado alto para que lo alcanzaran los rebeldes prorrusos. Estos lo niegan y afirman, además, haber derribado también otro avión de combate.

El gobierno ucraniano confirmó hoy el derribo de un avión de carga que sobrevolaba la convulsa zona de Lugansk y responsabilizó indirectamente a Rusia, mientras el presidente ucraniano, Petro Poroshenko, anunció un rearme masivo del Ejército en el este del país. El avión volaba a 6.500 metros de altura en el momento del ataque, demasiado alto para el alcance de las armas con las que cuentan los separatistas prorrusos en el este de Ucrania, dijo el ministro de Defensa, Valeri Gelety hoy en Kiev.

"La máquina fue alcanzada por un potente misil probablemente disparado desde territorio ruso", dijo Gelety. Los prorrusos lo niegan, afirmando que cuentan en su arsenal con armamento para abatir cualquier aparato de la Fuerza Aérea ucraniana. Y aseguraron haber detenido a cuatro miembros de la tripulación. Además, los insurgentes aseguraron haber derribado un avión de combate Suchoi Su-25 y señalaron que el piloto se salvó al eyectar su asiento. Sobre este avión no hubo confirmación por el momento.

Hace justamente un mes 49 soldados murieron tras ser abatido el avión de transporte Il-76 en el que viajaban en el aeropuerto de la ciudad de Lugansk, al que pertenece la foto.

Kiev acusa a Moscú

Por su parte, Poroshenko anunció un rearme de sus tropas en el este. En los últimos días se utilizaron nuevos sistemas de misiles rusos contra las unidades del gobierno, dijo durante una reunión de crisis del Consejo de Seguridad Nacional en Kiev. Además hay "pruebas" de que oficiales del Ejército ruso lucharon del lado de los insurgentes en el este. "A ello debemos reaccionar", dijo Poroshenko, pese a que Moscú siempre negó la intervención de sus soldados.

Mientras tanto, los combates se intensificaron. Los separatistas prorrusos perdieron a 30 combatientes de sus filas en ataques aéreos de las fuerzas ucranianas sobre Aleksandrovka, informó hoy el portavoz del centro de información Frente-Sureste, Konstantin Knyrik.

El Ministerio de Defensa de Kiev confirmó que el domingo se produjeron cinco ataques aéreos. "El enemigo sufrió considerables pérdidas", añadió. También fue destruido equipo técnico de combate. Los separatistas informaron también de continuos combates en Donetsk, cuyo alcalde, Alexander Lukianchenko, huyó a Kiev asegurando que ha recibido amenazas. El Ejército rodeó Donetsk y sus habitantes y los separatistas temen un primer asalto y bombardeos.

Rusia invita a los observadores de la OSCE

Mientras tanto, Rusia solicitó una operación de observación de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europea (OSCE) en la frontera de ambos países. "Como gesto de buena voluntad y sin esperar un alto el fugo, la parte rusa invita a observadores a los puestos de control de Donetsk y Gukovo", informo el Ministerio de Exteriores. El escrito correspondiente fue enviado al jefe de la OSCE, Didier Burkhalter.

Ukraine Donezk 14.07.2014

Un separatista prorruso espera tras acompañar a su familia a un autobús con destino a Rusia en Donetsk.

Las tensiones entre Kiev y Moscú aumentaron recientemente después de que una granada impactara el domingo en una ciudad fronteriza rusa, matando a una persona a una persona e hiriendo a otras dos. Ucrania exige un control internacional de la frontera para evitar que se filtren armas y combatientes del país vecino.

Las autoridades migratorias rusas informaron por su parte que cada vez más ucranianos buscan refugio en el país vecino y que más de 30.000 personas solicitaron estatus de refugiado o asilo político temporal, informó el presidente de la oficina, Konstantin Romodanovski, en declaraciones a la agencia de noticias Interfax. En total, en torno a medio millón de ucranianos se encuentran actualmente en Rusia, muchos de ellos en casas de familiares o amigos.

LGC (dpa / EFE)