1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Deportes

TV: Bayern quiere muchos más millones

Por culpa del deseo de recibir más dinero por los derechos de televisión de la Bundesliga se ha desatado entre los equipos alemanes una peligrosa disputa que amenaza con ampliar la brecha entre clubes pobres y ricos.

Que el Bayern, de manera discreta y precavida según recuenta el diario Süddeutsche Zeitung, recopile información sobre las posibilidades de mercadear de forma individual sus partidos de fútbol, no debería sorprender a nadie. Al fin y al cabo el club de Múnich es el más atractivo para el público que sigue las incidencias de la Bundesliga, y sus posibilidades individuales de sacarle mayor rentabilidad al negocio con la televisión son grandes.

A los bávaros, sin embargo, aún los frena en sus propósitos un principio rector de la Bundesliga, el de la solidaridad. Este contempla que los ingresos obtenidos por el fútbol alemán con la venta de los derechos de transmisiones televisivas de los diferentes juegos de su campeonato se repartan entre todos los clubes profesionales.

A los 18 equipos de la segunda división les corresponde un 20 por ciento de los recaudos (170 millones de euros), en tanto que los 18 que juegan en la primera división se reparten el dinero restante (680 millones) de acuerdo a una valoración de sus resultados deportivos del último lustro. En promedio, al final de la presente temporada, cada club recibirá 37 millones de euros, siendo el Bayern el más beneficiado (casi 69 millones), y el que menos recauda el Colonia (25,5 millones).

Otro intento desde Múnich

Este miércoles (2.12.2015) todos los clubes profesionales de Alemania se reunirán para abordar distintos temas concernientes al torneo local. Entre ellos el principal será en esta ocasión, nuevamente, uno que el Bayern lleva ya varios años colocando como punto central de la agenda: la comercialización de los derechos de televisión.

Karl-Heinz Rummenigge pide más dinero para los grandes.

Karl-Heinz Rummenigge pide más dinero para los grandes.

“La expectativa en Múnich es que a partir del 2017 la televisión le deje por lo menos 1.000 millones de euros más por temporada a la Bundesliga, y que la mayor parte de este dinero termine en las arcas de los grandes equipos en detrimento de los menos exitosos, y de los que juegan en la segunda división.

Los equipos de la primera división le llenan las arcas a los de la segunda división, y eso no es otra cosa que una subvención” declaró a la publicación deportiva Kicker el máximo directivo del Bayern Karl-Heinz Rummenigge, quien de esta forma ha puesto en entredicho el principio de solidaridad de la Bundesliga pese a que dijo que los bávaros lo respetan, e incluso están dispuestos a prescindir de mayores ganancias, mientras “no se rebasen ciertos límites”.

Desde la perspectiva bávara esos límites los marcan el éxito deportivo nacional e internacional, y la capacidad de convocatoria de público a los estadios y frente a los televisores. Estos dos criterios son los que a juicio del Bayern deben guiar la distribución de los recaudos televisivos en Alemania.

División de la Bundesliga

Si bien esa postura del Bayern no es nueva, en esta oportunidad amenaza con convertirse en realidad dividiendo la Bundesliga y ampliando la brecha entre los clubes alemanes pobres y ricos. Los voceros de los equipos económicamente más poderosos del país, entre ellos el Wolfsburgo, Dortmund, Schalke y Bremen, han manifestado su disposición de favorecer este nuevo mecanismo que justifican con el argumento de ser los que mejores índices de sintonía registran entre la audiencia que sigue el fútbol por televisión.

De imponerse esta tendencia, que podría hacerse realidad a partir del año 2017, cuando empieza la vigencia del próximo contrato de cesión de los derechos de transmisión de televisión de los partidos del fútbol alemán, el principio de solidaridad llegaría a su fin sellando la suerte de un campeonato que entonces tendría un gran club (¿Bayern?), un par medianos, y muchos chicos.

DW recomienda