Turquía: viceprimer ministro se disculpa por violencia policial | El Mundo | DW | 04.06.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Turquía: viceprimer ministro se disculpa por violencia policial

Bulent Arinc aseguró que el Gobierno aprendió la lección y afirmó que “las democracias no pueden existir sin oposición”.

Bülent Arinc.

Bülent Arinc.

Mientras el primer ministro turco Tayyip Erdogan visita el norte de África en un viaje de Estado, el viceprimer ministro Bulent Arinc está al frente del país. Y en un intento por calmar las pasiones desatadas en el país en contra de Erdogan, este martes ofreció declaraciones bastante más reposadas que las del primer ministro, que calificó de “saqueadores” a los manifestantes.

Arinc lamentó la violencia policial e incluso este martes (04.06.2013) ofreció disculpas a las personas que resultaron heridas. “Esta violencia excesiva que fue usada en primer instancia contra aquellos que estaban comportándose con respeto por el ambiente es errónea e injusta. Me disculpo con esos ciudadanos”, dijo la autoridad en una conferencia de prensa en la capital turca, Ankara.

Ver el video 01:17

Turquía bajo una nube de gas lacrimógeno

“Pero no pienso que les debamos una disculpa a aquellos que provocaron daños en las calles y trataron de impedir la libertad de la gente”, matizó Arinc, quien aseguró que se reuniría con algunos de los organizadores de la manifestación original, que reclamaba contra la decisión de construir un centro comercial en un parque de Estambul.

¿Demasiado tarde?

Arinc no se quedó solamente en eso. En una muestra de humildad, aseguró que “el Gobierno ha aprendido la lección de todo lo que ha sucedido. No tenemos la razón en todo y no podemos ignorar a las personas. Las democracias no pueden existir sin oposición”. Al mismo tiempo, llamó a los “ciudadanos responsables” a parar las protestas.

La actitud de Arinc ha sido alabada por distintos sectores políticos, aunque parece llegar un poco tarde. Las tiendas de la principal avenida que lleva a la plaza Taksim, en Estambul, lucían con sus cortinas abajo este martes, señal de que la vida diaria de la ciudad se ha visto afectada por las protestas.

En esta jornada nuevamente se reunieron miles de manifestantes, que siguen pidiendo –pacíficamente, por ahora– la dimisión de Erdogan, que el lunes viajó a Marruecos diciendo que cuando él volviera, el viernes, todo estaría resuelto. Pero las barricadas y el olor a gas lacrimógeno siguen perturbando a los habitantes de las principales ciudades turcas.

DZC (Reuters, Europa Press, AFP)

DW recomienda

Audios y videos sobre el tema