1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Turquía reconoce que PKK mató a 16 soldados en emboscada

El ataque, producido el domingo en el sureste del país, dejó además a seis militares lesionados y provocó una seguidilla de bombardeos de represalia.

Un día después de producido el ataque, el Ejército de Turquía informó este lunes (07. 09.2015) que 16 soldados murieron el domingo en una emboscada preparada por guerrilleros del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) en la localidad de Daglica, en la provincia de Hakkari, fronteriza con Irak. Además, seis militares resultaron heridos en el ataque, que consistió en la activación por control remoto de explosivos de fabricación casera.

La nota del Ejército asegura que los 16 militares viajaban en dos vehículos blindados y que los uniformados lesionados están fuera de peligro. El atentado de la guerrilla kurda es el más sangriento desde que el pasado mes de julio se rompiera el alto el fuego que estaba vigente con el Estado. La demora en la entrega del número de fallecidos disparó los rumores, especialmente en las redes sociales, ante la posibilidad de que la cantidad de muertos fuera mucho mayor.

Sin ir más lejos, la agencia kurda Firat aseguró que las víctimas fatales eran al menos 32, entre ellas un teniente coronel. El diario turco Cumhuriyet también informa que entre los muertos figura un teniente coronel, un dato que no fue confirmado por las autoridades. Desde el final del alto el fuego, alrededor de un centenar de miembros de las fuerzas de seguridad turcas han fallecido en diversos ataques y atentados, mientras que Ankara asegura haber abatido a más de 2.000 guerrilleros.

Quitar las manos del gatillo

El primer ministro, Ahmet Davutoglu, condenó en una declaración, transmitida en directo por CNNTürk, a quienes difunden “propaganda negra”, especulando con una cifra mayor de muertos, y anunció que se reunirá con el líder de la oposición, el socialdemócrata Kemal Kiliçdaroglu. Además, el dirigente prometió continuar la lucha contra el PKK hasta el final y subrayó que las “montañas se limpiarán de terroristas. Sin importar lo que requiera, se van a limpiar”.

En una operación de represalia, aviones F-16 de la fuerza aérea turca atacaron 23 objetivos de los insurgentes kurdos este lunes, específicamente en una zona montañosa ubicada cerca de la frontera con Irak. Los enfrentamientos amenazan con hundir un proceso de paz que el presidente Tayyip Erdogan puso en marcha en 2012 en un intento de terminar con una insurgencia que ha matado a más de 40.000 personas.

Por su parte, el partido prokurdo HDP hizo un llamado al diálogo y exigió un cese del fuego a las dos partes en conflicto. “Es necesario quitar las manos inmediatamente del gatillo y acallar las armas”, señaló el HDP en una declaración.

DZC (EFE, dpa, Reuters)