1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Turquía interviene en las elecciones de Bulgaria

De cara a las elecciones parlamentarias en Bulgaria, Ankara intenta aprovechar la minoría turca en ese país e influir así en los resultados de las elecciones. Sofía ha criticado este hecho, pero no quiere subir el tono.

El hecho refleja lo que está ocurriendo entre Turquía y varios países de la Unión Europea (UE). Un funcionario del gobierno de Ankara ha hecho un llamado a los turcos de origen búlgaro, que en Turquía poseen la nacionalidad búlgara y la turca, a votar por un determinado partido en las elecciones parlamentarias de Bulgaria el próximo 26 de marzo.

En total serían 100.000 votos. Muy poco como para decidir los resultados de las elecciones, pero suficiente para reforzar una influencia política. El nuevo integrante de la UE elegirá su nuevo parlamento y de este modo decidirá su línea política – que tradicionalmente se ubica en una campo de tensión entre dos grandes zonas de influencia: Moscú y Europa.

Doble rasero

En la década de 1980, los comunistas pusieron a la minoría turca en Bulgaria bajo presión para que emigrara. Cientos de miles de personas se fueron a Turquía. Una parte de ellos mantuvo la ciudadanía búlgara y por lo tanto pueden participar en las elecciones búlgaras. En 1990, los representantes de la minoría turca en Bulgaria fundaron el "Movimiento por los Derechos y la Libertad" (BRF, por sus siglas en búlgaro), un partido que durante décadas ha desempeñado un papel clave en la política de Sofía. Entretanto se ha dividido en más de una oportunidad. Así surgió el nuevo partido DOST. A diferencia del partido original (BRF), al cual se le atribuía un distanciamiento de Erdogan, pero una cercanía con Moscú, DOST muestra simpatía por el régimen de Ankara. Y este partido es por el que deberían votar ahora los turcos con doble nacionalidad, según el ministro de Trabajo de Turquía, Mehmet Müezzinoğlu.

El Ministerio de Asuntos Exteriores búlgaro protestó rápidamente respecto a esta interferencia en los asuntos internos de Bulgaria, e incluso citó al embajador turco en Sofía. Pero Bulgaria tenía que ser cuidadosa. Bulgaria no puede limitar los derechos políticos de las minorías y dejar a los ciudadanos búlgaros en Turquía fuera de las elecciones, dijo un portavoz del ministerio a la agencia Anadolu. Con esto hacía también referencia a los, aparentemente reducidos, 35 locales de votación búlgaros que habrá en Turquía para las próximas elecciones.

 Ljutvi Mestan camina con su seguridad.

Ljutvi Mestan, del partido DOST.

"Por ser antiguo territorio del Imperio Otomano, Bulgaria tiene una significativa minoría turca que es, según los datos oficiales de un censo, alrededor del 10 por ciento de la población. También muchos ciudadanos búlgaros viven actualmente en Turquía", señaló el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores turco. Pero lo que el funcionario no dice es que según la ley electoral búlgara, 35 centros de votación es la máxima cantidad que está permitida en otro país.

Las ambiciones turcas

Las actuales tensiones entre Turquía y Bulgaria son el resultado de los “agresivos intentos de Erdogan de imponer sus ideas en Europa", asegura el ex ministro de Defensa de Bulgaria, Boiko Noev. "Turquía se esconde explícitamente detrás de un partido que ellos mismo han creado, y por lo tanto interfiere directamente en los asuntos internos de Bulgaria", apuntó en una entrevista con Deutsche Welle.

El partido DOST fue apoyado activamente por el gobierno turco desde un principio. El fundador del partido, Lütfi Mestan, corría peligro durante mucho tiempo, por causa de las disputas dentro de la comunidad turca, y se refugió durante días en la embajada turca en Sofía.

Después, Mestan visitó oficialmente al entonces primer ministro de Turquía, Ahmet Davutoglu, en Ankara. Y en la lista de invitados de la inauguración del partido DOST aparecían altos funcionarios del partido de Erdogan (AKP) y también el embajador turco en Sofía.

Imagen del parlamento de Bulgaria.

Hace cuatro años, el "Movimiento por los Derechos y la Libertad" (BRF) sacó el 11 % la elecciones parlamentarias.

Sofía, en busca del equilibrio

De que Erdogan quiere instrumentalizar a la minoría turca en Bulgaria y usarla así como influencia política, no dudan los analistas. Boiko Noev ve incluso que todo el país está en situación de riesgo. A su juicio, Bulgaria sería parte de un plan del régimen de Erdogan, cuyo objetivo sería forjar  "una nación turca unificada bajo la bandera de la media luna".

Algunos van incluso más allá y advierten una y otra vez que la mayoría de la población de origen turco se podría movilizar en cualquier momento en la ciudad de Kardzhali, al sur de Bulgaria, y que Turquía podría inducirla a buscar una escisión.

En medio de esta tensa situación, los políticos de Sofía tratan de mantener un equilibrio diplomático. Por un lado quieren mostrar clara ventaja antes de las elecciones y por otro no quieren molestar a Erdogan, porque temen que podría abrir las fronteras e inundar Bulgaria con refugiados. Por esta razón, el Premier provisional búlgaro Ognian Gerdschikov fue cuidadosp  cuando se le preguntó sobre el llamado que hizo el ministro turco con respecto a las elecciones en Bulgaria: "Todo intento de influir de forma incorrecta durante la campaña electoral no es bueno".

Alexander Andreev (CT)