1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Turquía: Biden equipara al PKK con el EI

El vicepresidente de EE. UU. equiparó al PKK con el EI y subrayó que Turquía debía hacer lo necesario para proteger a su pueblo. Está por verse cómo es interpretado ese espaldarazo de Washington en el campo de batalla.

El vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden (izq.), y el primer ministro de Turquía, Ahmet Davutoglu.

El vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden (izq.), y el primer ministro de Turquía, Ahmet Davutoglu.

El vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, y el primer ministro de Turquía, Ahmet Davutoglu, anunciaron este sábado (23.1.2016) su decisión de estrechar la cooperación en la lucha contra el autoproclamado Estado Islámico (EI), pero no lograron ponerse de acuerdo sobre las milicias kurdas de Siria, que siguen actuando como aliados de Washington en la lucha contra el EI. Pese a ese desencuentro, ambos países dijeron estar preparados para un solución militar en Siria, si es que no es posible llegar a un acuerdo político.

En una comparecencia conjunta en Estambul, Davutoglu reiteró que el partido kurdosirio PYD y sus milicias, las YPG, forman parte del Partido de Trabajadores de Kurdistán (PKK), considerado como una organización terrorista tanto por Ankara como por Washington. “No vemos diferencias entre Dáesh –acrónimo árabe del EI–, Frente al Nusra, PKK y PYD”, recalcó Davutoglu.

“Tres elementos constituyen una amenaza para Siria y Turquía: primero el régimen [de Bashar al Assad], cuya opresión bárbara causa oleadas de refugiados; en segundo lugar, desde luego, el Dáesh, cuyo terror bárbaro es un crimen contra la Humanidad. Y tercero, las YPG. Porque también realizan actos de limpieza étnica contra los árabes y turcomanos en las regiones que controlan y apoyan el terrorismo en Turquía”, aseguró Davutoglu.

Biden secundó parcialmente al primer ministro turco, equiparando a Dáesh con el Frente al Nusra y con el PKK, pero evitando explícitamente aludir a las YPG. No obstante, el vicepresidente de Estados Unidos subrayó que Turquía debía hacer lo que fuera necesario para proteger a su pueblo. Está por verse cómo es interpretado este espaldarazo de la Casa Blanca en el campo de batalla.

El diplomático estadounidense dijo estar convencido de que la vía militar no pondría fin al enfrentamiento entre el Estado turco y el PKK, y recomendó encontrar una solución política a la discordia, recordando que, aunque no se llegó a resultados satisfactorios para ninguna de las partes involucradas, Ankara ya había logrado la hazaña de negociar con la guerrilla kurda en 2013.

Biden dejó claro que la estrecha cooperación de Washington y Ankara continuaría –con intercambio de datos de espionaje incluido– para “acabar con el EI” y “expulsarlo de las fronteras turcas”. El vicepresidente articuló palabras de respaldo a la actuación de Turquía en el norte de Irak, criticada por el Gobierno de Bagdad, y prometió seguir mediando entre estos países para facilitar la expulsión del EI de Mosul.

El viaje de Biden a Turquía forma parte de la misma iniciativa diplomática de Washington que ha llevado al secretario de Estado, John Kerry, a Arabia Saudita.

ERC ( EFE / Reuters / dpa )

DW recomienda