1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Turquía: así ayudan los millones de euros

Europa y Turquía se ven cada vez más como adversarios, pero el convenio entre ambos para solucionar el problema de los refugiados está funcionando a nivel técnico y monetario. Diego Cupolo reporta desde Ankara.

En medio de constantes choques verbales entre el gobierno turco y algunos países europeos, es fácil olvidar que desde la implementación del acuerdo de refugiados entre la Unión Europea (UE) y Turquía, la inmigración irregular de ese país hacia Grecia ha declinado visiblemente.

Según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), solo 2.810 personas han llegado a Grecia por mar desde principios de año, en comparación con las 143 mil que lo hicieron en el mismo período del año pasado.

A pesar de la creciente retórica confrontacional, el acuerdo de 3 mil millones de euros está funcionando a nivel técnico y económico. Jane Lewis, de la Oficina de Ayuda Humanitaria de la Comisión Europea (ECHO), indicó que hasta ahora la mitad de los fondos han sido adjudicados.

Sin duda, el acuerdo tiene sus debilidades. A cambio de refuerzos en la frontera por parte de Turquía, la UE se había comprometido a facilitar la exención de visas para los ciudadanos turcos y a reanudar las negociaciones sobre una posible entrada de Turquía a la UE. Ambos puntos no se han podido cumplir debido a diferencias entre ambas partes.

Refugiados sirios trabajando en Turquía

Refugiados sirios trabajando en Turquía

Lewis indica que, de todas maneras, a raíz del acuerdo se ha impulsado una ayuda humanitaria sin precedentes para los tres millones de refugiados que actualmente viven en Turquía. Como muchos de ellos podrían permanecer en el país por muchos años más, el objetivo de la UE es promover la integración a largo plazo de los refugiados en la sociedad turca, dijo Lewis.

Ayuda monetaria e incentivos de educación

El programa más grande que recibe fondos es la Red de Emergencias de Protección Social (ESSN), una iniciativa que, con la ayuda del Programa Mundial de Alimentos (PMA) de la ONU, provee transferencias de dinero a un millón de refugiados.

Quienes reciben ese dinero, las familias más necesitadas, obtienen tarjetas de débito para usar en supermercados o en cajeros automáticos. Cada familia recibe mensualmente 100 liras turcas (unos 25 euros) por integrante.

Hasta ahora hay solo 260 mil beneficiarios, pero los organizadores esperan poder cubrir a un millón de personas para el año 2018, según Jonathan Campbell, representante del PMA. También indicó que la ayuda está cambiando de carácter de emergencia a ser un proyecto de sostenibilidad.

EU Türkei Migration Flüchtlingsabkommen (DW/D. Cupolo)

Niños refugiados en Turquía

Aunque este sistema ha sido criticado, Lewis insiste en que las transferencias directas de dinero son primordiales, ya que los refugiados no pueden utilizar ayuda educativa o de trabajo si no pueden cubrir sus necesidades básicas.

A partir de mayo, Unicef también proveerá un programa de ayuda financiera, que tendrá como objetivo dar transferencias a 230 mil niños refugiados que estén inscritos en escuelas.

Invirtiendo en el futuro

A causa de falta de dinero, se estima que unos 370 mil niños refugiados no asisten a la escuela en Turquía y, en lugar de ello, se dedican a trabajar. El programa de Unicef podría solucionar este problema. Mientras tanto, a otras organizaciones, como Mercy Corps, que recibió unos 5 millones de euros para invertir en Turquía, no se les ha permitido operar en el país. El gobierno turco no ha explicado por qué le fue negado el permiso a esta entidad.

Aitor Zabalgogeazkoa, representante de Médicos sin Fronteras, dijo que a pesar de las limitaciones que encaran las organizaciones humanitarias, la ayuda continua fluyendo por ahora. "La sociedad turca ha demostrado poder hacer frente a la situación” indicó Zabalgogeazkoa. "La situación de los refugiados en Turquía sigue siendo superior a la de Grecia, donde 60 mil refugiados se encuentran varados sin posibilidades de nada”, agregó.

Autor: Diego Cupolo

DW recomienda