1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

Turco-búlgaros: entre Erdogan y la patria

Cientos de miles de turco-búlgaros, en Turquía y Bulgaria, tienen derecho a votar en el referendo turco del próximo 16 de abril. Los políticos y los medios de comunicación intentan influirse mutuamente.

Ahmed Dogan, el hombre fuerte de la minoría turca en Bulgaria, reprochó al presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, pretender erigir de nuevo un sultanato otomano. El referendo sobre la reforma constitucional para instaurar un sistema presidencial ejecutivo es una "locura”, aclaró el miembro de honor del mayor partido político de la minoría turca en Bulgaria, el Movimiento por los Derechos y la Libertad (BRF). "Erdogan anhela el poder ilimitado y su referendo es un peligro para la democracia", según Dogan.

 

Más información:

Gobierno estable en Bulgaria: ¿misión imposible?

Turquía interviene en las elecciones de BulgariaErdogan denuncia "presiones" hacia búlgaros de etnia turca

 

Relevantes para Turquía

En Bulgaria viven alrededor de 700.000 personas con raíces turcas, el 10 por ciento de la población y, proporcionalmente, la mayor minoría musulmana en un país de la Unión Europea (UE). A partir de los años 50 del siglo XX, el régimen comunista búlgaro obligó a medio millón de turco-búlgaros a trasladarse a Turquía. Muchos búlgaros cuentan en la actualidad con la doble nacionalidad y se han convertido en un grupo relevante para las votaciones del domingo 16 de abril.

La mitad de los búlgaros musulmanes residentes en Bulgaria y de estos, dos tercios turcos, apoya a Erdogan, según los resultados de la más reciente encuesta del instituto de sondeos de opinión "Alpha Research” y de la Nueva Universidad Búlgara en Sofía.

¿Pero cómo votarán los turcos de Bulgaria desterrados a Turquía y sus familias? El presidente del partido BRF, Mustafá Karadayi, los animó recientemente a votar "no”. Los periodistas Mehmet Ümer y Tayfur Hüseinov, del diario bilingüe Crónica semanal, creen que la mayoría votará contra el referendo, porque los desplazados a Turquía poseen un alto nivel de formación y están a favor de la separación Iglesia-Estado.

Musulmanas búlgaras en Sofía.

Musulmanas búlgaras en Sofía.

¿Cómo se informan los turco-búlgaros?

El periodista Ümer explica que la simpatía de la minoría turca en Bulgaria hacia Erdogan se debe a la carencia de información. Esta solo tiene acceso a los canales turcos que transmiten propaganda a favor del régimen de Erdogan. Además, los medios de comunicación de la oposición han sido censurados o cerrados.

Pero también el Estado búlgaro es responsable por no aceptar emitir una oferta mínima de noticias para la minoría turca del país, a través de la televisión pública búlgara. Hüseinov subraya que "los medios de comunicación turcos, por su parte, están informados sobre la rutina y los problemas de los turcos en Bulgaria”.

Turquía, el país preferido de los búlgaros musulmanes

Según Alpha Research, la confianza de los búlgaros musulmanes hacia Turquía ha aumentado en un 10 por ciento en el último lustro. El 70 por ciento tiene muy buena impresión del gran vecino del sur, el país más popular para dicha minoría, seguido de Alemania.

El alcalde del partido BRF del municipio Kirkovo, de mayoría turco-búlgara, Sinasi Süleyman, dice que hay que diferenciar: "Sería exagerado decir que los turco-búlgaros aman a Erdogan", dijo a la agencia de noticias AFP. "No se puede equiparar la postura hacia Turquía con la postura hacia Erdogan. Con Turquía tenemos una relación biológica".

Y no solo una relación biológica. Miles de turco-búlgaros cruzan ambas fronteras por motivos familiares, de negocios o por la búsqueda de trabajos mejor pagados. Las más recientes tensiones entre Ankara y Sofía, después de que funcionarios públicos se inmiscuyeran en la campaña electoral búlgara, han desconcertado a muchos turco-búlgaros.

También el periodista Ümer está preocupado de que el antiguo "telón de acero” entre ambos países sea sustituido por "el telón del miedo”. 

Alexander Andreev (RMR/DZC)

DW recomienda