1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Tsipras promete revocar polémico decreto

El primer ministro griego logra apoyo de gobernadores, en medio de protestas por un decreto que obliga a entidades públicas regionales a prestar al Estado sus reservas.

Tuvimos una reunión constructiva y útil con el primer ministro (en la foto), dijo el jefe de la Asociación Regional de Grecia (ENPE).

"Tuvimos una reunión constructiva y útil con el primer ministro" (en la foto), dijo el jefe de la Asociación Regional de Grecia (ENPE).

Tsipras, recibió a alcaldes y gobernadores regionales griegos y se comprometió ante ellos a revocar cuanto antes el polémico decreto, destinado a hacer frente a los problemas de caja inmediatos. "Tuvimos una reunión constructiva y útil con el primer ministro. Nos dijeron que la medida es una acción de emergencia y temporal que pronto será eliminada mediante la correspondiente enmienda en el Parlamento", dijo Kostas Agorastos, jefe de la Asociación Regional de Grecia (ENPE) tras la reunión.

"Como (Tsipras) habló con claridad y explicó que la medida es una herramienta que requiere el país para concluir las negociaciones, ayudaremos al Gobierno", dijo Agorastos, quien recalcó que para los gobernadores es importante que el decreto no se convierta por principio en una práctica habitual.

La reunión se celebró pocas horas después del debate tumultuoso en el Parlamento, en el que los partidos del gobierno y los de la oposición se enzarzaron en reproches e insultos mutuos. Finalmente el decreto ley fue aprobado por 156 votos a favor y 104 en contra.

Cubrir necesidades más urgentes

El controvertido decreto contempla que todas las entidades públicas, con excepción de la Seguridad Social, deben transferir sus reservas líquidas al Banco de Grecia para que el Estado pueda recurrir a ellas por un periodo de máximo 15 días. Con está medida, que previsiblemente aportará a las arcas hasta 3.000 millones de euros, el Gobierno pretende cubrir las necesidades más urgentes del Estado.

Los problemas de liquidez son cada vez más patentes al no haberse logrado todavía cerrar las negociaciones entre Grecia y sus acreedores para desbloquear el último tramo del rescate por valor de 72.000 millones de euros. El viceministro de Finanzas, Dimitris Mardas, reconoció ayer que, en mayo, las necesidades financieras ascienden a 4.000 millones de euros, de los que casi 1.000 millones corresponden a pagos al Fondo Monetario Internacional, y otro tanto al abono de salarios y pensiones.

El Gobierno ha recalcado que los préstamos se efectuarán al interés vigente en el Banco de Grecia, es decir el 2,5 %, y no al 1 % que pagarían los bancos comerciales si el dinero se depositara allí.

RML (efe, reuters)