1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

Trump y Teherán: las confrontaciones se intensifican

En 2015, la euforia internacional tras el pacto atómico con Teherán fue enorme. Tras las nuevas sanciones de Estados Unidos contra Irán, los laboriosos objetivos alcanzados están en la cuerda floja.

El gobierno de Estados Unidos ha impuesto nuevas sanciones a Irán y entretanto se oye ya el ruido de los sables entre ambos países. Trece personas y doce instituciones o empresas se han visto afectadas, según el Ministerio de Economía de Estados Unidos. Donald Trump ya había usado esta mañana su herramienta más común, Twitter, para hacerse oír. Irán juega con fuego y tendría que "estar agradecido por este horrible pacto”, escribió, haciendo referencia al acuerdo atómico que se firmó con dicho país bajo la administración de Obama. Antes de llegar a la Casa Blanca, Trump había criticado duramente este acuerdo. El pasado fin de semana fue Irán quién aportó a Trump la munición necesaria para sus comentarios en Twitter.

Irán probó un misil de propia producción, enfadando mucho a la nueva administración de Washington. Teherán, por su parte, declaró que no había violado el pacto nuclear internacional.

Prueba de misiles en Irán.

Irán en una prueba con misiles.

"Provocaciones mutuas”

"El pacto atómico se ha convertido en un asunto complicado”, dice el experto en seguridad de la Fundación Ciencia y Política (SWP), Oliver Meier. De momento, ambas partes parecen "culparse mutuamente”. "Por eso la situación no tiene buena pinta”, añade.

Y es que para la Comunidad Internacional supuso un alivio cuando se comunicó en 2015 el éxito de las negociaciones con Irán. En ese entonces, muy pocos confiaban en que sería así. El acuerdo permite a Irán el uso de energía nuclear para fines pacíficos, pero frenó al país el acceso a la bomba atómica. La Comunidad Internacional levantó entonces sus sanciones económicas. Desde 2016, Teherán tiene acceso a los mercados internacionales y se está recuperando lentamente de las consecuencias originadas por una década de sanciones.

Meier no cree que este pacto se vaya a venir abajo enseguida a pesar del agravamiento actual de la situación. Durante el Gobierno de Obama, también se aplicaron sanciones contra personas e instituciones iraníes. "Esto no supone una ruptura del pacto”, explica. El problema es que este tipo de actos por parte de Estados Unidos da más alas a los detractores del pacto atómico en Irán. "Esta situación podría escalar de tal manera hasta que el pacto atómico no pueda realmente llevarse más a cabo”, según Meier.

Europa tiene que decidirse

Este asunto es además candente, porque en mayo de este año tendrán lugar elecciones en Irán. "El programa de misiles siempre ha estado bajo el control de la Guardia Revolucionaria, que siempre se ha mostrado escéptica hacia Estados Unidos”, aclara Meier, por lo que la prueba más reciente con misil probablemente no será la última.

Tras la imposición de sanciones por parte de Estados Unidos, Europa debe definir también su postura, reflexiona Meier. Tiene que decidir si sigue la política de Trump o se decide por la confrontación política con Estados Unidos, prefiriendo continuar el constante aumento del tráfico comercial con Irán.

El experto no espera que se rompa el pacto, ya que "sería algo trágico si se desmoronase otra vez la confianza en la cooperación con Irán. Entonces sería muy difícil volver a cooperar”, opina Meier.

 

DW recomienda