1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

La prensa opina

Triunfo y decepción

La prensa europea se congratula por el Premio Nobel de Física y se preocupa por la actitud aparentemente intolerante de un futbolista profesional alemán de origen iraní.

default

Peter Grünberg, Premio Nobel de Física 2007.

El Dernières Nouvelles d’Alsace opina sobre el Premio Nobel de Física al alemán Peter Grünberg : «¡Qué hermosa presea franco-alemana ! Por lo pronto, queda comprobado que en ámbito científico la vieja Europa puede conseguir éxitos, aún cuando es la industria multinacional de la informática la que con ello saque provecho en miles de millones de euros. El premio también se produce en un momento afortunado a nivel político. A manera de símbolo, ilustra lo que Alemania y Francia son capaces de hacer cuando trabajan juntas, cuando sus potenciales se complementan. El premio es un auténtico bálsamo para las heridas que desde hace meses aquejan a las relaciones franco-alemanas.”

Triunfos mediocres

Del lado alemán, el Freie Presse de Chemnitz dice lo siguiente a este respecto: “En materia de capacidad innovativa, Alemania sólo ha conquistado triunfos mediocres en comparación con el resto del panorama internacional. En el marco de la globalización, otros países no solamente nos hacen competencia sino que en ocasiones nos dejan en absoluta desolación. Esto impacta tanto a la confianza de Alemania en sí misma, como a la imagen propia del país. Para revertir tales tendencias, es necesario reforzar las capacidades de innovación en Alemania; la mano de obra calificada debe educarse en el país y –sobre todo- debe haber mecanismos para retenerla. Demasiado a menudo, científicos de origen alemán han encontrado en Estados Unidos y otras naciones una patria más adecuada para sus estudios científicos, y ésta es la que ha cosechado los éxitos.”

El caso Dejagah

El Märkische Allgemeine, de Potsdam, comenta sobre la negativa de un jugador juvenil alemán a participar en un partido contra Israel: “Aquel que se vista la casaca alemana no puede doblegarse ante las obtusas visiones de otro país. Hasta el momento, la negativa del alemán-iraní Ashkan Dejagah para participar en un juego de la selección Sub-21 contra Israel parece inaceptable. Es posible que, como afirma, Dejagah tenga motivos personales para su decisión. Este elemento debe ser tomado en cuenta a la hora de hacer un balance del caso. Pero Dejagah vive desde hace 20 años aquí; además, fue un acto consciente de su parte el participar en la selección juvenil alemana. Por ello es imposible estar de acuerdo con un boicot contra judíos. Si Ashkan Dejagah pretende seguir las reglas impuestas en Irán luego de la revolución islámica, entonces no puede jugar para Alemania. »

¿Héroe o villano ?

El asunto traspasó las fronteras alemanas; así, La Repubblica, de Roma, dice en su editorial : «El escándalo en torno de Ashkan Dejagah aumenta las tensiones en una época en la cual Europa parece insegura en cuanto a imponer más y más severas sanciones en contra de Irán, y así detener los planes atómicos del actual régimen en Teherán. Por si fuera poco, el caso puede afectar los esfuerzos que Alemania realiza para la integración de los extranjeros. Si las malas lenguas tienen razón, Ashkan Dejagah ya estará pensando en sostener peculiares compromisos con equipos iraníes. En ellos, por desgracia, sería recibido como auténtico héroe.”