Tres niños por semana mueren por violencia familiar | Sociedad | DW | 29.05.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Sociedad

Tres niños por semana mueren por violencia familiar

Desde el 2002, 1.935 muertes de menores por violencia o descuido se han contabilizado en Alemania. Según la Oficina Federal de lo Criminal en 2011 murieron por estos motivos 146 menores de 14 años.

default

Desde el 2002, un promedio de 200 menores han muerto por violencia o descuido familiar

Cada semana mueren en Alemania tres niños sea por violencia directa o por descuido. En 2011 fueron 146 los menores de 14 años que perecieron por estos motivos, informó en Berlín el director de la Oficina Federal de lo Criminal, Jörg Ziercke; 114 de ellos eran menores de seis años.

Kind stirbt an Überdosis Methadon Chantal

Chantal, de Hamburgo

Si bien la cifra total bajó en relación con 2010 (183 menores muertos), “cada muerte de un menor es una tragedia y demasiado”, subrayó Ziercke. Desde el año 2002 se han contabilizado 1.935 muertes de menores, un promedio de 200 por año.

Por otro lado, si bien el número de menores físicamente maltratados disminuyó en 2010 en un seis por ciento (4100 casos contabilizados), los casos de abuso sexual a menores han aumentado en un cuatro por ciento. Más de 14.000 menores han sido víctimas de abuso sexual, lo cual significa un promedio de 39 niños al día.

Tres casos tristemente célebres

Cuando lo encontraron en octubre de 2006 en la casa de su padre adoptivo en Bremen, Kevin, de dos años, llevaba ya dos meses muerto.

Chantal, de once años, murió en Hamburgo en enero de 2012 por una sobredosis de la metadona que solían usar sus padres adoptivos, a pesar de que su maestra había alertado repetidas veces a la Oficina de Protección al menor de que algo no marchaba bien en la familia de la niña. Y Lea Sophie murió en 2007 en Schwerin, a los cinco años, de hambre y sed, en casa de sus padres.

BdT Grab der fuenfjahrigen Lea-Sophie auf dem Waldfriedhof in Schwerin

Lea-Sophie, de Schwerin

Un día antes

Pocas horas de publicar las cifras de muertes de menores en 2011, se dio a conocer un caso en Baden-Württemberg: una niña de poco menos de dos años había pasado la noche del domingo sola en un departamento con sus dos hermanos, poco mayores que ella. La niña murió en cama de hambre y sed, afirma el informe médico. La madre, de 24 años, se encuentra bajo arresto preventivo.

Mientras que los agentes policiales hablan de una “estado de desolación” en el domicilio donde fue encontrada la menor, funcionarios de la Oficina de Protección al Menor –que había realizado varias visitas desde 2010, la última en marzo de este año- declaran no haber detectado nada irregular.

Muertes evitables

Georg Ehrmann, director de Kinderhilfe, asociación para la asistencia a la infancia, exige una profunda reforma del sistema estatal de asistencia a los menores. Hasta el momento no existe un estándar en los criterios que se emplean para analizar las visitas.

Kindstod in Bremen

Kevin, de Bremen

En el caso de Kevin, por ejemplo, su muerte pudo haberse evitado: según los datos que se tenía en la Oficina de Protección al Menor, no había nada inusual en su padre adoptivo; nunca se realizó una visita a domicilio. El niño fue encontrado en el refrigerador y tenía más de veinte roturas de huesos.

No obstante, Ehrmann advierte de dejar toda la responsabilidad de esta muerte evitable en los empleados de las 600 Oficinas al Menor que existen en Alemania: todas trabajan con criterios diferentes y cada asistente social tiene que hacerse cargo de un promedio de 100 casos.

DW recomienda