1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Salud

Tres dimensiones contra la epilepsia

En la Universidad alemana de Jena esperan la llegada de un artilugio muy especial: un microscopio que permite trabajar en tres dimensiones y con el que los científicos quieren descubrir más sobre los ataques epilépticos.

default

Una célula vista en tres dimensiones.

“Me divierte enseñarle a los alumnos lo importante que es tener en cuenta las correlaciones”, dice Knut Holthoff, recién estrenado profesor en la Universidad de Jena, en el este de Alemania. Holthoff se dedica a la neurología experimental, pero también da clases de psicología porque, como el investigador bien sabe, una cosa suele llevar a la otra.

En Nueva York, Holthoff tuvo por primera vez la oportunidad de usar el microscopio de dos fotones que ahora ha pedido para su laboratorio germano. Con él, el profesor podrá seguir con sus propios ojos la cadena de causas y efectos que desemboca en situaciones tan desagradables para el paciente como los ataques epilépticos: y todo ello en tres dimensiones.

En espiral y no en línea

Los motivos que conducen a un ataque de epilepsia son diversos y no interesan tanto a Holthoff como aquello que sucede en el momento en que se desatan las convulsiones: en cuestión de segundos, el cerebro bombardea simultáneamente con impulsos a las células nerviosas.

Hasta ahora, la ciencia se servía del láser para esta clase de estudios: el tejido a analizar era recorrido punto a punto por la radiación, dando como resultado una imagen plana en base a la que el investigador tenía que trabajar.

El microscopio de dos fotones cuenta con la ventaja de profundizar hasta un milímetro en el tejido vivo, de manera que el científico dispone de las tres dimensiones para mirar, relacionar y entender. “En lugar de en línea, la fluorescencia 'escanea' el tejido en espiral, llegando también a las capas más profundas”, explica Holthoff.

Para ver mejor

“Con este método vamos a poder observar no sólo células nerviosas aisladas, sino también cadenas completas de células y contemplar el modo en que se produce la trasmisión de información”, se alegra Holthoff. Así, el profesor y su equipo tendrán la oportunidad de detectar mejor posibles cambios, fallos, propiedades o procesos, y verter algo de luz sobre el desconocido mundo de la epilepsia.

El microscopio de dos fotones del que dispondrán pronto en Jena será el primero de este tipo en Alemania.

DW recomienda