1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Tres cadenas perpetuas por secuestro y muerte de jóvenes israelíes

Un tribunal militar entregó su sentencia contra el palestino Hussam Qawasmeh, quien sería el autor intelectual del ataque, ocurrido en junio.

La desaparición y muerte de tres jóvenes judíos, hecho que dio pie para la invasión de Israel a la Franja de Gaza, habría sido obra del palestino Hussam Qawasmeh (en la foto), miembro del movimiento Hamas, quien fue condenado este martes (06.01.2015) por un tribunal militar israelí a tres cadenas perpetuas consecutivas. Qawasmeh, de la ciudad cisjordana de Hebrón, ya había sido acusado de planear y financiar los asesinatos.

Una corte militar de Jerusalén también ordenó a Qawasmeh el pago de una multa de 250.000 shekel israelíes (55.000 euros) a cada una de las tres familias de las víctimas. Eyal Yifrah, de 19 años, Gilad Shaar, de 16, y Naftali Fraenkel, también de 16, desaparecieron el 12 de junio de 2014 cuando regresaban a casa desde su escuela de Talmud cerca de Hebrón. Los cadáveres, sepultados bajo piedras, fueron hallados a finales de junio al norte de esa ciudad.

Los tres jóvenes asesinados en Hebrón.

Los tres jóvenes asesinados en Hebrón.

Según el servicio secreto israelí Shin Bet, Qawasmeh confesó durante un interrogatorio que había participado en los planes de asesinato. Otros dos sospechosos, Amer Abu Aisheh y Marwan Qawasmeh, murieron abatidos en septiembre por el Ejército. “El acusado asesinó de forma fría y terrible a tres adolescentes que querían regresar a sus casas. La vida de los tres fue cercenada y la vida de sus familiares cambió de forma radical”, dijo el magistrado militar Menahem Lieberman al leer la sentencia.

Actuó por su cuenta

Los tres hombres habrían pedido prestados 220.000 shekels (unos 47.000 euros) para organizar y ejecutar los asesinatos. Con el dinero habían comprado dos automóviles. Uno fue utilizado para el secuestro y el otro para huir de la escena del crimen, informó Shin Bet. Además, habrían comprado dos fusiles y dos pistolas. Qawasmeh siempre dijo que actuó por iniciativa propia y no por orden de Hamas.

“Su plan para un atentado con fines negociadores fracasó. El secuestro fue un terremoto que conmovió la región. El objetivo del secuestro era estratégico, conseguir la liberación de presos palestinos, pero causó un grave daño a la sociedad”, dijo el juez al calificar el caso como “uno de los más graves” que ha vivido la región. De acuerdo con el servicio secreto israelí, Qawasmeh fue puesto en libertad en 2011 en el marco de un canje de prisioneros por el soldado israelí Gilad Shalit y luego fue trasladado a Gaza. El palestino había sido condenado en Israel por su participación en un atentado terrorista.

DZC (dpa, Reuters, EFE)

DW recomienda