Tras Eslovaquia el problema es si se hará un ″corte″ de la deuda griega | Economía | DW | 12.10.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

Tras Eslovaquia el problema es si se hará un "corte" de la deuda griega

Tras los problemas con el voto de Bratislava sobre la ampliación del Fondo de Estabilidad hay críticas contra la Carta de Lisboa que permite el bloqueo de decisiones. Partidos eslovacos habrían llegado a un acuerdo.

default

Parlamento eslovaco en Bratislava, la capital del país.

"El 23 de octubre contaremos con todas las firmas de todos los países miembros (de la UE) para el Fondo Europeo de Estabilización Financiera (FEEF)", dijo Merkel en Ciudad de Ho Chi Minh en donde participa en un foro económico alemán-vietnamita. Una frase que la canciller alemana creyó absolutamente necesario expresar después que el gobierno eslovaco no logró la aprobación parlamentaria para el próximo multimillonario apoyo a Grecia.

Los europeos esperan ahora que la cristiano-liberal Iveta Radicova constituya un nuevo gobierno y presente la ampliación del FEEF a nueva votación antes del fin de esta semana.

Vietnam Merkel Nguyen Tan Dung Hanoi

La canciller alemana Merkel con el primer ministro de Vietnam, Nguyen Tan Dung, en Hanoi este 11 de octubre de 2011.

La coalición de Gobierno de Radicova sólo recibió el voto positivo de 55 de los 150 diputados del Parlamento de Bratislava. La propuesta necesitaba 76 votos a favor. El Partido para la Libertad y la Liberalidad (PLL), se negó a apoyar la iniciativa porque “no se justifica que se premie a quienes han gastado más de lo que tienen, mientras quienes han ahorrado tengan que pagar por los errores de los demás”, dijo un vocero del PLL. Pero la verdadera razón de la negativa estaría en querellas internas de los partidos de coalición entre sí.

Europa es la prioridad

“Se trata de Europa”, recalca Iveta Radicova y “ahora debemos apoyar a la Unión Europea a la que le debemos también nuestra estabilidad”, concluye la homóloga de Merkel en Eslovaquia, el último país que debe aprobar la ampliación del Fondo. Una decisión que, según el Tratado de Lisboa, debe aprobarse por unanimidad.

Esta es la razón por la cual, uno de los miembros más pequeños de la UE ha puesto en riesgo, no sólo la estabilidad de la eurozona sino la de los mercados globales. Una situación “insostenible” para el europarlamentario alemán Alexander Graf Lambsdorff que pidió en la cadena Radial WDR, con sede en Colonia, “una revisión urgente de la Carta de Lisboa que no someta a voto unánime todas las decisiones del gremio”.

Sorpresas de la democracia

Flash-Galerie Stadt Bratislava

Vista panorámica de Bratislava, capital de Eslovaquia.

Lambsdorff, político del Partido Liberal alemán (FDP), considera un “despropósito” que un país que participa con el 0,5% en el FEEF pueda bloquear un proyecto continental. Eslovaquia, con 5,5 millones de habitantes, fue el último miembro en adherir al euro. El FEEF, el único escudo europeo para contrarrestar nuevas crisis de deuda soberana, tiene actualmente una capacidad de préstamo de 440.000 millones de euros

A mala hora llega entonces la faltante decisión en Eslovaquia. Una crisis considerada ahora de “dimensiones sistémicas” por el director del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet que pide “soluciones más decididas” de los dirigentes europeos.

Luz verde con reservas

Entretanto, los mercados siguen nerviosos, Italia y España han perdido confiabilidad de crédito y el banco franco-belga Dexia ha tenido que ser nacionalizado. Otros bancos europeos tendrían, eventualmente, que ser recapitalizados, a pesar de haber superado la auditoría internacional.

Por lo pronto, Grecia puede contar con el siguiente paquete de soporte de unos 8 mil millones de euros. La comisión de analistas enviados por la UE, el BCE y el FMI dio luz verde, aunque con grandes reservas. “El gobierno de Georgios Papandreou ha dado pasos hacia la consolidación de las finanzas de Grecia”, fue uno de los argumentos para la aprobación de la ayuda.

Sobre una “bancarrota” de Grecia no habla ningún dirigente europeo abiertamente. Aunque la situación, según expertos, sea cada vez más probable. Sólo el director de la eurozona, el luxemburgués Jean Claude Juncker, habla de que hay que pensar en “un corte más allá del 60%”. Juncker se refiere a la condonación de más de la mitad de la deuda estatal de Atenas. Una medida que golpearía a bancos y arcas nacionales de varios países, incluido Estados Unidos.

Corte o no corte,…that´s the question

Eurogroup Treffen Luxemburg

El ministro italiano de Finanzas, Giulio Tremonti y el jefe de la eurozona Jan Cluade Juncker.

Las consecuencias de un “corte de deuda” aún no han sido calculadas del todo, aunque hay voces que dicen que la condonación de parte de la deuda sería más barata para todos. El mayor temor es que muchos bancos que especularon durante los últimos años en el mercado griego y prestaron dinero fácil quiebren ante las pérdidas.

“Pero los bancos tienen que asumir las pérdidas”, dice Wolf Klinz, jefe de la comisión financiera y económica del Parlamento Europeo, a la cadena radial Deutschlandfunk. Klinz concluye que los bancos que hicieron ganancias con la financiación de Estados como Grecia tienen ahora que asumir las consecuencias, porque quien aprovecha las oportunidades también tiene que asumir los riesgos”.

Un llamado casi desesperado ha sido lanzado a la eurozona por un grupo compuesto por economistas, políticos como el ex ministro alemán de Exteriores, Joschka Fischer, de Los Verdes y hasta de especuladores como el estadounidense George Soros. Su mensaje publicado en diario germano Handelblatt es claro: “¡Solucionen la crisis de deuda. Ya!

Autor: José Ospina-Valencia

Editor: Enrique López

DW recomienda