1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

Transformación energética, menos CO2

Por primera vez desde hace años disminuyen las emisiones de CO2 en Alemania, debido a la expansión de las energías renovables y una mayor eficiencia energética.

La transformación energética avanza en Alemania. La participación de las energías renovables en el abastecimiento de electricidad ha pasado en los últimos años del 25 al 28 por ciento. Simultáneamente se redujo la generación de electricidad a partir de fuentes fósiles en un siete por ciento en comparación con el año anterior. Solo aproximadamente la mitad de la corriente eléctrica consumida en Alemania proviene hoy de centrales carboeléctricas o de gas.

Simultáneamente, a pesar de un crecimiento económico de un 1,4 por ciento en promedio en los últimos años, el consumo de electricidad se redujo en un 3,8 por ciento. Según expertos del “thinktank" Agora Energiewende, que acaba de presentar un análisis de la transformación energética en Alemania, también ha aumentado la eficiencia en el uso de la electricidad. “La tecnología LED ha llevado ya a ahorros en el consumo de electricidad y también en las empresas se aprovechan crecientemente los potenciales de eficiencia”, dijo a DW Patrick Graichen, director de Agora Energiewende.

Offshore Windpark Riffgat

Puesto de control en el Parque Eólico de Riffgat, Alemania

Debido a la reducción del consumo de energía y el menor número de centrales carboeléctricas bajan en Alemania también las emisiones de CO2. En 2014 disminuyeron un cinco por ciento con respecto al año anterior.

Protección del clima

El sector energético alemán está cambiando radicalmente. Luego de la catástrofe atómica en Fukushima en 2011 fueron cerradas en Alemania ocho centrales atómicas. Desde hace dos años, las energías renovables compensan cien por cien esa pérdida. Es más, estas suplantan crecientemente también la generación eléctrica a partir de carbón y gas. Solo la generación de electricidad en plantas de lignito, barata en Alemania, pero también muy contaminante, puede competir hoy con las energías renovables.

Para alcanzar los objetivos de protección del clima que se ha fijado Alemania, el Gobierno federal planea, sin embargo, medidas para limitar también el uso de lignito en la generación eléctrica. “Esa será la tarea central en 2015: la formulación e implementación de la correspondiente ley”, dice Graichen.

Caen los precios de la electricidad

Agora Energiewende ve también como positiva la caída de los precios de la electricidad. En 2014, el precio de la corriente al por mayor en la Bolsa Alemana de Energía Eléctrica bajó a 0,33 centavos por kilovatio-hora, lo que supone una reducción del 13 por ciento con respecto al año anterior. Tanto los hogares como la industria comienzan ya también a beneficiarse de una reducción de los precios de la corriente.

Hasta hace poco, sobre todo la energía solar era relativamente cara en Alemania. Pero en los últimos cinco años, la generación eléctrica a partir del sol se abarató un 70 por ciento. “Las energías renovables son ahora la tecnología más barata”, dice Graichen, que también pronostica que el precio de la electricidad seguirá bajando.