1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

Tragedia aérea sobre el océano: desaparece un avión de Air France

Llevaba 216 pasajeros y 12 tripulantes a bordo y desapareció súbitamente de los radares: un avión de la compañía francesa Air France que se dirigía de Río de Janeiro a París podría haberse precipitado al Atlántico.

default

El Airbus A330-200 nunca llegó a aterrizar en París.

Air France Machine vermisst Brasilien Pierre Henri Gourgeon

Pierre-Henri Gourgeon, director de Air France.

"Puede que un rayo haya alcanzado al avión", dijo en París el jefe de la compañía Air France, Pierre-Henri Gourgeon. De momento, así reza la principal hipótesis que se baraja en el cuartel de la aerolínea para dar explicación a la repentina desaparición de su Airbus A330-200. El aparato habría atravesado una “zona de temporal con fuertes turbulencias”. Al parecer, en su último contacto con la aerolínea, el piloto informó que la aeronave presentaba problemas de presurización y un fallo en el sistema eléctrico.

Más allá de los círculos de Air France, los expertos no descartan la posibilidad de que el avión haya sido objeto de un ataque terrorista. Los impactos de rayos son algo frecuente en el tráfico aéreo y la tecnología está lo suficientemente desarrollada para que no ocasionen graves daños. Sin embargo, la suspensión del suministro de electricidad explicaría por qué experimentados pilotos como los que estaban a los mandos del AF 447 no activaron ellos mismos alarma alguna.

En cualquier caso, de lo que no queda la menor duda, aseguró Gourgeon, es de que "estamos ante una catástrofe aérea".

Sin contacto desde las 3:30

"No entendemos qué ha pasado. La hipótesis de un secuestro no está descartada pero, en tal caso, el aparato tendría que haber aterrizado en algún lugar. Lamentablemente, hemos de prepararnos para lo peor", declaró el secretario de Estado de Transporte francés, Dominique Bussereau, en el aeropuerto Charles de Gaulle, donde se ha instaurado el gabinete de emergencia.

El avión despegó tal como estaba previsto la pasada medianoche del aeropuerto de Río de Janeiro con destino a París. Tres horas después, a la 1:33 GMT, se registró el último contacto. A la 1:48 GMT el aparato fue registrado por los radares: volaba normalmente. Sin alerta previa de los pilotos, se le perdió desde entonces la pista. El siguiente contacto verbal con los controladores brasileños, previsto para las 2:30 GMT, no tuvo lugar. El Aribus nunca llegó a Francia y, según el ministro marroquí de Transporte, Karim Ghellab, tampoco alcanzó a sobrevolar Marruecos.

Según el Ministerio de Defensa brasileño, sus equipos de rescate iniciaron alrededor de las 5:30 GMT las labores de búsqueda: con tres buques de la Armada y tres aeronaves de la Fuerza Aérea Brasileña los trabajos de rastreo se iniciaron en el litoral de la isla Fernando de Noronha, a 360 kilómetros de tierra firme, y se trata de repetir la ruta que debería haber seguido la aeronave rumbo a Europa. Además, un avión de vigilancia francés partió de Senegal para tratar de localizar posibles restos del aparato frente a la costa africana.

Pocas posibilidades y algo de esperanza

“Ésta podría ser una historia larga y triste. La caja negra se encuentra seguramente en el fondo del mar”, dijo Douglas Ferreira Machado, representante de la asociación brasileña de transporte aéreo.

En ocasiones, la búsqueda de los restos de un avión accidentado sobre el mar ha llegado a durar semanas e incluso meses. Pese a que las negras emiten una señal de localización, la intensidad de ésta depende de la profundidad de las aguas, recordó el experto en aviación Francois Granquier. Los medios de los que se dispone en este campo son limitados y, además, “es muy probable que el avión haya quedado completamente destruido”, dijo Granquier, con lo que las posibilidades de recuperar el aparato, en caso de que éste se haya precipitado efectivamente al Atlántico, son muy escasas.

Aunque la asociación de pilotos SMPM mantuvo hasta el último minuto “una chispa de esperanza”, Air France ha presentado ya "sus más sentidas condolencias a los familiares y personas próximas de los pasajeros y miembros de la tripulación". La aerolínea descarta que se puedan rescatar supervivientes, y también el presidente francés, Nicolas Sarkozy, estimó "muy reducidas" las probabilidades de encontrar a personas con vida. El mandatario galo, que visitó el aeropuerto parisino, consoló a los familiares de las víctimas reunidos en la terminal aérea y dijo que su Gobierno ha solicitado a las autoridades estadounidenses ayuda para localizar el avión a través de imágenes satelitales.

Autora: Luna Bolívar/ dpa

Editora: Claudia Herrera Pahl

DW recomienda