1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Trágica explosión en Nigeria

Las víctimas esperaban su turno para cargar sus cilindros con gas licuado para festejar la Navidad cuando se produjo la tragedia.

Un horrible accidente convirtió en un infierno a la ciudad de Nnewi, en el sureste de Nigeria, cuando un camión de transporte de gas licuado se incendió la tarde del 24 de diciembre en una planta industrial de gas, matando a más de 100 personas que esperaban su turno para rellenar sus cilindros de gas para festejar la Navidad. La ciudad pertenece a una zona predominantemente cristiana de Nigeria.

Efectivos de Bomberos lucharon durante horas con las llamas, mientras que testigos y medios aseguran que más de un centenar de cuerpos calcinados quedaron repartidos en el lugar. Emeka Peters, una persona que presenció la tragedia, dijo a la agencia de noticias AP que la explosión ocurrió a eso de las 11 de la mañana, cuando un camión que había terminado de descargar su carga en la planta Inter Corp Oil Limited dejó su lugar sin esperar el tiempo necesario para enfriarse.

“Fue como una bomba, toda la estación de gas se remeció y se llenó de humo negro y espeso. Muchas personas murieron y la mayoría de ellas fueron las que habían estado en la estación haciendo fila todo el día para poder rellenar sus cilindros”, explicó Peters. Los cuerpos y algunas personas gravemente heridas fueron trasladados al Hospital Nnamdi Azikiwe University Teaching en Nnewi.

Difícil reconocimiento

“Muchos de los fallecidos estaban muy quemados y no creo que los familiares puedan reconocer los cuerpos de sus seres queridos”, reveló Peters. La Policía informó este viernes (25.12.2015) que no era posible confirmar los reportes de más un centenar de muertos, pues la investigación de los hechos seguía en curso. “Sí puedo decir que fue un gigantesco infierno”, dijo el portavoz policial Ali Okechukwu a la agencia AFP.

El funcionario añadió que, a su juicio, “se teme que unas pocas personas murieron tras la explosión” y que “en la tarde del jueves, los túneles subterráneos de la compañía seguían en llamas, pero al menos hemos impedido que el fuego se siga extendiendo a otras instalaciones”. Imágenes publicadas en las redes sociales muestran que, tras el control del fuego, la planta quedó convertida en un descampado de cenizas y humo.

DZC (AFP, AP, dpa)


DW recomienda