1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Deportes

Toni vs. Ribéry: duelo de amigos con el agua al cuello

Del cielo de la Bundesliga alemana al infierno de la Eurocopa. Franck Ribéry sufre el "síndrome Zidane", Luca Toni no ve el arco rival y ambos no quieren ya ni ver a los holandeses.

default

Franck Ribery (izq.) y Luca Toni: al borde del abismo.

Los dos jugadores del Bayern Múnich encaran la reedición de la final del Mundial al borde del precipicio de la eliminación, contra lo que lucharán con todas sus fuerzas. En Zúrich, el martes (17.06.08) no habrá clemencia. "Será una batalla dura y caliente", pronosticó Ribéry, el "cerebro" francés.

Para el goleador Toni, el decisivo partido ante Francia es una pesadilla. "Cualquier cosa menos esa. Contra Franck no quiero jugarme los puntos", dijo el delantero de 31 años antes del torneo. Ambos deben ganar y esperar un favor de Holanda en Berna en forma de triunfo o de empate ante Rumania. Si no, deberán hacer las maletas los dos.

El campeón del mundo y el subcampeón quedarían fuera. Sería una caída de dioses de dimensiones impactantes y para ambos, una humillación personal.

El peso que soportan sus respectivas espaldas es grande. Ambos equipos reclaman a sus estrellas. El manager de Italia, Gigi Riva, intenta motivar a Toni, que hasta ahora no ha conseguido anotar pese a las muchas oportunidades que tuvo ante Rumania.

"Luca es el mejor delantero de la Eurocopa", le elogió el mítico Riva. También su técnico, Roberto Donadoni, confía en el ariete.

La fe mueve montañas

"Creo firmemente en que estaremos en cuartos", dijo animado Toni, que en 46 partidos con el Bayern anotó 39 goles la pasada temporada. Con la casaca "azzurra", anotó en 35 partidos "sólo" 15 tantos.

No mucho mejor le van las cosas a Ribéry. En el 0-0 ante Rumania jugó en la banda derecha. En la derrota por 4-1 ante Holanda pudo jugar como más le gusta, como director del juego en el centro. Fue el mejor de su equipo, pero no pudo evitar la debacle.

"Hemos superado el 'shock'", dijo Ribéry. Lo que más rabia le da son las constantes preguntas sobre el ya retirado Zinedine Zidane.

"Fue un gran futbolista, pero ya no juega. En momentos tan importantes siempre se empieza a hablar de los ex jugadores", dijo molesto.

Zidane hay uno solo

También rechaza que se espere de él que sea el segundo Zidane. "Zidane es único y seguro que no intentaré copiarle", dijo el jugador de 25 años. La sombra de "Zizou", retirado tras el Mundial de 2006, es demasiado grande. "Echamos de menos a Zidane", admitió y añadió irónico: "Quizás pueda tomar la pelota y marcar tres goles".

"Si paramos a Toni, tenemos buenas oportunidades", analizó Ribéry, conocedor de lo que es capaz el "bomber", al que considera "un delantero excepcional". "Que no haya marcado aún en la Eurocopa le hace más peligroso", temió. "Ojalá no haga contra nosotros el primer gol", pidió el francés.

"En los últimos días nos hemos enviado bastantes sms", reveló Ribéry, que dejará su amistad con Toni a un lado en el estadio Letzigrund de Zúrich.