1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Futbol Internacional

Todos contra todos por culpa del Mundial 2006

Las denuncias sobre la presunta forma irregular en la que Alemania consiguió que se le adjudicara el Mundial del 2006 han dejado al descubierto las profundas divisiones entre los administradores del fútbol local.

Theo Zwanziger, Franz Beckenbauer y Wolfgang Niersbach fueron los encargados de traer a Alemania el Mundial 2006.

Theo Zwanziger, Franz Beckenbauer y Wolfgang Niersbach fueron los encargados de traer a Alemania el Mundial 2006.

Aunque aún no se aclara si es cierto o no que Alemania “compró votos” para obtener la sede del Mundial del 2006, y tampoco se sabe con precisión quién hizo qué, hay una cosa que el mayor escándalo del fútbol alemán sí ha dejado completamente al descubierto: las disputas que se viven en el seno de la administración del balompié teutón.

Para entender mejor lo que está sucediendo en torno al presunto caso de corrupción alrededor del Mundial del 2006, Deutsche Welle les presenta aquí a los principales personajes involucrados en el escándalo, y les explica sus rivalidades

Theo Zwanziger y Wolfgang Niersbach

El expresidente de la Federación Alemana de Fútbol (DFB), Theo Zwanziger, confirmó la existencia de “fondos secretos” utilizados para conseguir la sede del Mundial 2006, y calificó de “mentiroso” a su sucesor, Wolfgang Niersbach, por mantenerse en su versión de que el evento se obtuvo libre de cualquier sospecha de corrupción.

En Alemania es abiertamente conocida la rivalidad entre Zwanziger y Niersbach, quienes desde el 2012 -cuando el segundo relevó al primero como jefe máximo del fútbol local- no han perdido oportunidad para enfrentarse públicamente por variados temas. Por esta razón, diarios como el Süddeutsche Zeitung de Múnich y el Frankfurter Allgemeine Zeitung de Fráncfort del Meno especulan sobre la posibilidad de que el expresidente de la DFB sea la fuente confidencial que suministró a la revista Der Spiegel la información que desató el escándalo.

Entre tanto Niersbach, exmiembro del Comité Organizador del Mundial 2006 y hoy presidente de la DFB, ha tenido que ponerle el pecho a la tormenta. Esto lo hace porque actualmente es el único de los personajes directamente involucrados en el escándalo que ocupa una función oficial en el fútbol alemán.

Niersbach, sin embargo, se ha destacado por recalcar repetidamente su ignorancia sobre lo que ocurrió. “No sé”, “no me lo explico”, “no recuerdo”, son las frases que sustentan su estrategia de defensa, la que también contempla un velado traspaso de toda la responsabilidad a Franz Beckenbauer, de quien aseguró en rueda de prensa “fue quien acordó en una reunión privada en la FIFA lo concerniente al dinero”. El presidente de la DFB se refiere al dinero que según Der Spiegel ingresó a las arcas del Comité Organizador del Mundial 2006 de forma irregular.

Franz Beckenbauer y la FIFA

Franz Beckenbauer dejó muy mal parada a la FIFA en su versión sobre la presunta corrupción en el Mundial 2006.

Franz Beckenbauer dejó muy mal parada a la FIFA en su versión sobre la presunta corrupción en el Mundial 2006.

El legendario hombre del fútbol alemán, quien además fue el encargado de obtener para Alemania la sede del Mundial y de organizar el evento, guardó durante varios días estricto silencio pese a ser no solo la pieza clave del escándalo sino también, según lo expuesto por Niersbach, el único en capacidad de esclarecer el asunto.

Beckenbauer, quien recientemente se decidió a hablar en privado con el grupo de abogados asignados por la DFB para adelantar la investigación del caso, reconoció haber cometido “errores” y aceptó la existencia del controvertido préstamo de 6,7 millones de euros en el 2002 por parte del entonces jefe de Adidas, Robert Louis-Dreyfus.

Según lo que se ha conocido de sus declaraciones, Beckenbauer le ha transferido toda la culpa a la FIFA, que a través de la Comisión de Finanzas fue la que exigió el dinero que ha generado el escándalo en Alemania, y cuyo flujo, y destino final, aún no se conoce. De todas formas el famoso exfutbolista sentenció con vehemencia: “No compramos ningún voto para que se nos adjudicara el Mundial del 2006”.

Günter Netzer y la verdad

El exjugador y hoy empresario del fútbol (mercadeo de derechos de eventos deportivos internacionales, entre ellos el Mundial del 2006) fue -concorde a lo declarado por Theo Zwanziger- el encargado de solicitar a nombre de Robert Louis-Dreyfus el pago del préstamo hecho por el jefe de Adidas.

Netzer, según recuerda el expresidente de la DFB, fue quien contó en una conversación informal, que los 6,7 millones de euros fueron usados “para pagarle los votos a cuatro funcionarios asiáticos de la FIFA”. Günter Netzer ha negado haber dicho algo semejante y se ha marginado del escándalo pese a que varios funcionarios de la DFB le han pedido públicamente que colabore a esclarecer lo sucedido.

DW recomienda