1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Tiroteos en universidades de EE.UU. dejan dos muertos

Pocas horas después de la muerte de un estudiante en la Universidad del Norte de Arizona, se registró hoy otro tiroteo en un complejo universitario en la ciudad de Houston (Texas), con una víctima mortal.

Una portavoz de la Universidad del Sur de Texas (TSU) dijo que se ordenó a todo el personal del lugar que se quedara en sus oficinas y los estudiantes en sus aulas hasta próximo aviso. El tiroteo se produjo, al aparecer, en un apartamento dentro del recinto de la universidad. De acuerdo con la declaración de la propia institución, el atacante sigue suelto, aunque la policía le dijo al canal de televisión local KABC que había detenido a un posible sospechoso.

Una persona murió en el tiroteo, que se produjo poco después de que una persona muriera y tres resultaran heridas en otro tiroteo ocurrido en la Universidad del Norte de Arizona, en Flagstaff, unos 230 kilómetros al norte de la ciudad de Phoenix, informó hoy el propio centro en su cuenta oficial de Twitter. "El agresor se encuentra bajo custodia y la situación se ha estabilizado. El campus no se ha cerrado", informó la universidad estadounidense en un tuit.

Según informaciones de ABC, CNN y otros medios, el incidente se produjo durante la noche en el recinto de la universidad del estado de Arizona pasada la una de la mañana. Las autoridades identificaron al atacante como Steven Jones, un estudiante de 18 años de la universidad. Las víctimas también son estudiantes. El jefe de policía de la universidad, Gregory Fowler, dijo que Jones estaba armado con una pistola y que dejó de disparar cuando llegó la policía. El tiroteo se produjo después de que dos grupos de enzarzaran en una pelea. La fraternidad Delta Chi emitió un comunicado en el que reconoce que algunos de sus miembros estuvieron involucrados, pero desvincularon a la fraternidad como causante del incidente.

Obama en Oregón

Por su parte, el presidente estadounidense, Barack Obama, voló hoy al estado norteamericano de Oregón, donde se reunirá en privado con supervivientes y familiares de las víctimas de la masacre en un colegio universitario de Roseburg, en la que murieron nueve personas hace algo más de una semana. La visita del presidente no fue bien recibida por todos, especialmente por los habitantes de la localidad rural, que defienden la tenencia de armas. Muchos de estos grupos se reunieron para manifestarse con carteles en los que se lee "Obama, regresa a casa" o "Plegarias, no política".

"Este es un hombre que necesitaba ayuda y no la obtuvo", dijo Michelle Finn, una de las organizadoras de la protesta, en referencia al autor de la masacre. La mujer acusó al presidente de utilizar para sus propios fines la agonía de las familias "y básicamente decirles que más allá de aquello por lo que estén pasando... usará su dolor personal para su agenda política". Chris Harper-Mercer mató a nueve estudiantes en el colegio universitario Umpqua Community el pasado 1 de octubre, antes de suicidarse. Poco después las autoridades encontraron 14 armas de su pertenencia, adquiridas de forma legal por él y un familiar. Tras el ataque, un Obama visiblemente afectado lamentó que este tipo de incidentes se hubiera vuelto una "rutina" en Estados Unidos, y dijo que "politizaría" el tema porque la "inacción también es una decisión política".

MS (dpa/efe)