1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

Tiembla la minería de carbón en Alemania

Un fuerte sismo causado por una mina amenaza con acabar con la explotación de carbón en Alemania antes de lo pensado.

default

Trabajadores de una mina en Voerde: subvenciones de 75.000 euros por año y por persona.

Grietas en las fachadas, tejas caídas y partes de torres de iglesias desmoronadas: la tierra tembló en el Sarre (oeste de Alemania) el fin de semana, alcanzando el grado cuatro en la escala de Richter. El seísmo puede ser el comienzo de un acelerado fin de la explotación de hulla, primero en el Sarre y después en el resto de Alemania.

Deutschland Saarland Erdbeben durch Bergbau

La iglesia de St. Blasius, en el Sarre: 30 sismos sólo este año.

La causa del temblor ya está clara, más allá de investigaciones geológicas y mineras iniciadas para determinar exactamente qué sucedió: la explotación de lignito en el Sarre lleva a derrumbes de socavones a 1500 metros de profundidad, que a su vez se transmiten al entorno en forma de movimientos sísmicos.

Es lamentable que fuera necesario un temblor de esa fuerza, pero a largo plazo los habitantes del Sarre seguramente recordarán con agradecimiento el seísmo. Pues por fin el tema de la explotación de hulla se halla en el orden del día. Incluso los socialdemócratas, que siempre abogaron por una continuación de la explotación de hulla en el Sarre, están dispuestos a reconocer que como hasta ahora no se puede seguir.

En la región se registran continuamente sismos provocados por la minería. Sólo este año fueron ya más de treinta. El temblor más fuerte antes de este último se registró el 3 de enero y tuvo una fuerza de 3,4. La velocidad de las oscilaciones, determinantes para la estimación de los efectos, fue entonces de 42,3 milímetros por segundo. El último sismo alcanzó un valor de 93,5 milímetros por segundo.

También tiemblan los puestos de trabajo

Los afectados se quejan de que los temblores de tierra desvalorizan y destruyen sus propiedades y carcomen permanentemente los nervios de más de 100.000 personas.

Steinkohle, Bergarbeiter in der Zeche Prosper-Haniel, BdT

Trabajadores de la mina Prosper-Haniel, cerca de Bottrop, Cuenca del Ruhr: un problema de costos.

Por otro lado, hasta 10.000 puestos de trabajo, directos e indirectos, dejarán de existir en el Sarre si es clausurada la mina Ensdorf, de cualquier forma la última en la región. De acuerdo con los planes existentes hasta ahora, la minería en el Sarre debería continuar hasta el 2014. Ahora la mina Ensdorf fue cerrada y se piensa que probablemente ya no será reabierta.

De cualquier forma, la Cámara alta del Parlamento alemán (Bundesrat) decidió ya poner fin en 2018 a la fuertemente subsidiada extracción de carbón de hulla en toda Alemania, luego de que tanto el Bundestag (Cámara baja) como el Gobierno federal dieran luz verde para la medida.

La extracción a cielo abierto de carbón para alimentar los hornos de las plantas energéticas continuará, pero se terminará la producción de carbón mineral en minas subterráneas. Los costos de cerrar las minas de carbón en los estados de Renania del Norte-Westfalia y el Sarre ascenderán a 30.000 millones de euros (44.257 millones de dólares).

El factor determinante: los costos

Pero la razón última del cierre de las minas de carbón no son los seísmos, sino los costos: el carbón alemán es mucho más caro que el importado y puede ser explotado sólo gracias a enormes subvenciones del Estado. Únicamente en Renania del Norte-Westfalia, donde se encuentran siete de las ocho minas de explotación de carbón de Alemania, el Gobierno federal y el regional subvencionan la industria del carbón con 2.500 millones de euros por año.

Según el acuerdo de distribución de costos definido en los últimos planes, el Gobierno de Renania del Norte Westfalia dejará de subvencionar esa actividad a fines de 2014, mientras que el Gobierno federal asumirá el pago de esos subsidios hasta 2018. A cambio, Renania del Norte Westfalia no recibirá más asistencia financiera para la Cuenca del Ruhr.

Por su parte, el Sarre recibirá un pago único de ayuda estructural de 100 millones de euros. La producción actual de 25 millones de toneladas anuales de carbón mineral deberá ser reducida a la mitad ya para 2012, a unos 12 millones de toneladas.

En Alemania se extrae carbón de hulla desde hace 200 años. En la actualidad trabajan unos 33.000 mineros en ocho minas y el mantenimiento de cada uno de esos puestos de trabajo le cuesta al erario público alemán unos 75.000 euros anuales.

DW recomienda