1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Theresa May visita a la líder escocesa en busca de la unidad

Las dirigentes se reunieron en el marco de la intención de Nicola Sturgeon de llevar a cabo un nuevo referendo independentista y antes de que May active el artículo 50, que iniciará la salida del Reino unido de la UE.

La primera ministra británica, Theresa May, no llegó a un consenso con la ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon, en la reunión que ambas sostuvieron este lunes (27.03.2017), un día antes de la votación en el Parlamento escocés sobre un posible referéndum independentista.

Ambas dirigentes se reunieron durante cerca de una hora en un hotel de Glasgow, Escocia. Sturgeon indicó a los medios que el encuentro fue cordial, pero que May no cedió en su posición. La primera ministra escocesa quería debatir con la mandataria británica sobre qué poderes se podrían transferir desde Bruselas hacia el Gobierno de Escocia después del "Brexit", pero dijo que no "hubo voluntad" de iniciar conversaciones.

El Parlamento de Escocia tiene previsto votar este martes (28.03.2017) sobre el plan de Sturgeon de llevar a cabo un segundo referéndum de independencia y darle autorización para que inicie conversaciones con el Gobierno de May.  La dirigente nacionalista quiere que la consulta se convoque entre el otoño de 2018 y la primavera de 2019, una vez que las condiciones de salida de la UE estén claras pero no sea "demasiado tarde" para que Escocia tome otro camino.

La premier británica cuestionó el plan de un segundo referéndum independista y consideró que esto causaría divisiones y una gran incertidumbre económica.

Si el Parlamento escocés autoriza a Sturgeon a iniciar conversaciones formales, lo más probable es que el Gobierno de May postergue el proceso e intente persuadir al Partido Nacional Escocés (SNP) para que celebre el referéndum después de que se complete el "Brexit", en marzo de 2019.

En la primera consulta de independencia, en 2014, los escoceses votaron a favor de permanecer en Reino Unido.

La mandataria británica destacó la importancia de mantener la "fuerza y estabilidad" del Reino Unido, mientras se prepara para dejar la UE. "En Escocia, Gales e Irlanda del Norte, eso significa respetar, y sin duda fortalecer, los acuerdos de autonomía. Pero nunca permitir que la unión se separe y se debilite o que nuestra gente sea dejada atrás", dijo May en una intervención antes del encuentro.

Más del 60 por ciento de los votantes escoceses optaron por la permanencia cuando se celebró el referéndum sobre el "Brexit". La alternativa de la salida de la Unión Europea ganó en general en el Reino Unido con un 52 por ciento.

JCG (EFE, dpa)

DW recomienda