Thaïs Coelho, una viola brasileña en Alemania | Música | DW | 01.05.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Música

Thaïs Coelho, una viola brasileña en Alemania

Thaïs Coelho es miembro de la Orquesta Sinfónica Alemana de Berlín. En mayo viaja junto a sus compañeros de atril a Argentina y Brasil, su tierra natal. Como es natural, esta gira le hace especial ilusión.

Beschreibung DSO -- Kurzfilmwettbewerb MUSIC ON THE ROAD - Thais Coelho, Berlin Deutsches Symphonie-Orchester, Musiker, DSO, Kurzfilmwettbewerb, MUSIC ON THE ROAD, Thais Coelho, Bratschistin, Berlin Agentur Rostrot Medien, die Werbung fürs DSO Orchester betreibt, zur Veröffentlichung durch die DW zur Verfügung gestellt. Sie wurden in Berlin, März 2012 aufgenommen. zugeliefert von Augusto Valente

DSO -- Kurzfilmwettbewerb MUSIC ON THE ROAD - Thais Coelho, Berlin

Thaïs Coelho vive en Alemania desde que, con 18 años de edad, recibiera una beca de la Fundación Karajan de Berlín. En tierras germanas se le abrió un mundo lleno de posibilidades. Tras su período de formación, logró un puesto como viola en la Orquesta Sinfónica Alemana de Berlín (DSO). Después ocupó un atril en la emblemática Filarmónica de Múnich y, desde 2012, está de nuevo con sus compañeros de la DSO.

A los alemanes les hace especial ilusión esta gira por Brasil y Argentina, países a los que no acuden desde hace años. “Mis compañeros están felices, hay gran expectación. Tenemos una página en Facebook donde nos presentamos al público y a los jóvenes: Musicontheroadbrazil. Yo misma colgué en ella algunos vídeos de mis colegas en Berlín. Muchos quieren colaborar en nuestro proyecto de dar clases a jóvenes músicos”, explica Thaïs.

Estudiantes versus profesionales

Coelho se refiere a los encuentros que están teniendo lugar por Skype entre los profesionales de la DSO y los jóvenes de la Orquesta Joven del Estado de São Paulo. Todo ello con un objetivo: el concierto que tendrá lugar el 13 de mayo al aire libre en el Auditorio Ibirapuera, en el que profesionales y jóvenes compartirán escenario: “Los músicos de la DSO damos clase por Skype a los estudiantes de esta orquesta. Es gente con mucho interés, nos encanta el proyecto tanto a unos como a otros”, dice.

Thaïs Coelho está segura de que el concierto funcionará muy bien, porque todos han puesto de su parte y por otra razón importante: “Los brasileños son gente con mucho talento musical y aprenden las cosas de forma intuitiva”, recalca. La propia Thaïs comenzó estudiando violín en Brasil, su tierra natal. Después, por recomendación de su profesor, se pasó a la viola. “Me dijeron que quizá sería una buena opción para mí. Mi hermano ya tocaba el violín y el profesor adujo que, por mi tipo de sonido y porque yo tenía brazos largos, quizá me vendría bien cambiar a la viola. Probé durante unos meses compatibilizando los dos instrumentos y, finalmente, opté por cambiarme.” No se arrepintió de su decisión. “Aunque la viola no tiene tanto repertorio, también hay piezas interesantes. Pero lo principal es el sonido, es más poderoso. Me gusta más”, asegura.

El boom de orquestas jóvenes en Sudamérica

A los 14 años, Coelho comenzó a tocar en formaciones sinfónicas de su país. Entonces no había el boom de orquestas juveniles actual. “Cuando yo estaba en São Paulo no había tantas como ahora. Algunas se inspiran en el Sistema venezolano. Muchos músicos brasileños que se marcharon a Alemania a estudiar han vuelto a Brasil para trabajar en estos proyectos. Algunos de ellos han abandonado actividades muy interesantes para apoyar a los jóvenes. No es un trabajo normal, es muy gratificante”, dice.

Músicos de la DSO

Músicos de la Orquesta Sinfónica Alemana de Berlín. En el extremo derecho, Thaïs Coelho.

Thaïs cree que este boom de formaciones sinfónicas es muy positivo: “En Sudamérica hay cada vez mayor interés por la música clásica. La gente toca ahora mucho mejor que antes, hay más orquestas, más público y un mayor acceso a la música. Antes, si queríamos escuchar una obra no muy conocida, teníamos que encontrar el disco, gastar dinero en comprarlo, etc. Ahora eso es mucho más fácil con Internet.”

Coelho es consciente de que la tradición musical no es la misma que en Alemania y la oferta de conciertos y actividades no puede ofrecer tantas cosas como una ciudad tipo Berlín, pero “mientras en Alemania el público envejece cada vez más, en Sudamérica la gente joven está muy interesada en la música clásica. Ellos serán los que llenen los auditorios en el futuro”, asegura.

Autora: María Santacecilia
Editor: José Ospina-Valencia

DW recomienda