1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Cultura

Tesoro de los Güelfos: demanda opaca su brillo

Los descendientes de un comerciante de arte judío reclaman el llamado Tesoro de los Güelfos. DW habló con Hermann Parzinger, presidente de la Fundación del Patrimonio Cultural Prusiano.

El Tesoro de los Güelfos fue vendido por cuatro comerciantes de arte judíos al régimen nazi, sus herederos lo reclaman ahora alegando que fueron forzados a la venta a un precio muy por debajo de su valor real.

DW: ¿Contaba usted con la demanda de los descendientes de un comerciante de arte judío alemán?

Hermann Parzinger: La verdad es que estoy sorprendido, y algo irritado.

¿Qué tantas perspectivas de éxito tiene la acción legal?

Hemos investigado durante años y podemos demostrar todos los puntos relativos al Acuerdo de Washington, como precios de compra justos y la libre disponibilidad de los fondos. Habrá que esperar si una corte de Estados Unidos se declara competente en el caso. Básicamente, ningún tribunal del mundo puede ignorar los hechos y, por ello, estamos tranquilos. Por mucho que la otra parte busque hacer de esto un escándalo.

¿Cree que la venta del Tesoro en 1935 está aclarada por completo?

Welfenschatz ausgestellt



Ni siquiera se conocen los nombres de todos los miembros del consorcio que vendió el Tesoro. Los litigantes aseguran que el 95% del Tesoro de los Güelfos les pertenecen, luego a ellos les corresponde aclarar quienes son los que tienen derecho a la obra. Quién hace una reclamación debe demostrar que tiene derecho. Por nuestra parte, tenemos que demostrar que el precio de compra era razonable y que podíamos disponer de los recursos.

El comerciante de arte Saemy Rosenberg, uno de los intermediarios de la venta, vivía en Ámsterdam. Así que el Tesoro de los Güelfos se encontraba fuera del Reino Alemán. Rosenberg se hizo con la parte que le correspondía. Así que en 1935 él pudo escoger diferentes obras de los museos de Berlín. Y tan satisfecho quedó que le donó una copa veneciana al Museo de Artes Decorativas de Berlín.

¿Pero quedaron, realmente, las circunstancias de esa venta completamente aclaradas?

Sí. Hermann Göring había declarado el tesoro un "Santuario cultural nacional" y él tenía un fuerte interés en recuperarlo para el Reich alemán.

¿No era cada venta bajo la dictadura nazi una venta forzosa?

Fue necesario un dispendioso cabildeo para que el Ministerio de Hacienda y el Estado prusiano proporcionaran el dinero para la compra: 4,2 millones de marcos alemanes. Eso sería hoy equivalente a unos 100 millones de euros. Fue el consorcio propietario del Tesoro el que se lo ofreció al Estado alemán. Claro que un tipo como Göring se ufanaba de la compra del Tesoro, porque los gobiernos anteriores no habían sido capaces de recuperarlo.

El Tesoro de los Güelfos fue incluido recientemente en la lista de patrimonio cultural. Esto significa que sólo el ministro de Estado para la Cultura podrá autorizar su salida de Alemania ¿Fue esto una medida de precaución para reducir las posibilidades de éxito de la demanda?

El que una obra de arte esté bajo protección, no disminuye las posibilidades de éxito de un reclamo. La tarea del ministerio de Cultura es proteger la cultura alemana. También los diarios de viaje de Alexander von Humboldt por tierras americanas han quedado bajo protección. Esta es una coincidencia aleatoria.

*Hermann Parzinger es presidente de la Fundación del Patrimonio Cultural Prusiano de Berlín, una de las fundaciones culturales más grandes del mundo. Parzinger es historiador y arqueólogo.

Burck, Jan (JOV / RML)