1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Tensión entre EEUU e Irak en torno a la pérdida de Ramadi

El vicepresidente estadounidense, Joseph Biden, tuvo que mediar con Irak, después de que el jefe del Pentágono acusara a Irak de "falta de voluntad" para pelear contra Estado Islámico por la ciudad de Ramadi.

En un intento de tranquilizar a su aliado, el vicepresidente estadounidense, Joseph Biden, telefoneó hoy (25.05.2015) al primer ministro de Irak, Haider al Abadi, para "reafirmar el apoyo de EEUU" a la lucha iraquí contra el Estado Islámico. La conversación se produce poco después de que Al Abadi rechazara unas declaraciones que el jefe del Pentágono, Ashton Carter hiciera ayer domingo, en las que afirmaba que las fuerzas iraquíes no mostraron "voluntad" de luchar contra el Estado Islámico en Ramadi y que por ese motivo los yihadistas lograron ocupar esa ciudad hace unos días.

En su llamada al jefe del Gobierno de Irak, Biden "reconoció el enorme sacrificio y la valentía de las fuerzas durante los últimos dieciocho meses en Ramadi y en otros lugares", según informó la Casa Blanca en un comunicado. "El vicepresidente prometió el completo apoyo de EE.UU. a los esfuerzos iraquíes para liberar territorio del Estado Islámico, incluida la provisión acelerada de equipos y entrenamiento de Estados Unidos para afrontar la amenaza que presenta el uso de camiones bomba por parte del Estado Islámico", explicó la Casa Blanca.

Más apoyo internacional

En una entrevista concedida hoy a la cadena de televisión británica BBC, Al Abadi se mostró hoy "sorprendido" por los comentarios de Carter. El primer ministro iraquí defendió que las fuerzas iraquíes "tienen la voluntad de luchar, pero quedaron paralizadas por el ataque violento" del Estado Islámico, pues contaban con carros cargados con explosivos cuyo efecto era "como una pequeña bomba nuclear". "Mi corazón sangra porque perdimos Ramadi, pero yo puedo asegurar que la recuperaremos pronto", insistió el primer ministro, y resaltó la necesidad de más apoyo internacional porque los militantes del Estado Islámico están llevando a Irak y Siria nuevas tácticas para luchar.

El secretario de Defensa de EEUU hizo sus polémicos comentarios en una entrevista el domingo con la cadena CNN, donde opinó que la toma de Ramadi demuestra que parece haber "un problema con la voluntad de los iraquíes para pelear contra el EI y defenderse". "Lo que aparentemente sucedió fue que las fuerzas iraquíes simplemente no mostraron voluntad de luchar", destacó Carter. Esas declaraciones de Carter son las más duras realizadas por altos representantes del Gobierno del presidente de EE.UU., Barack Obama, a raíz de la pérdida de la ciudad iraquí. "Carter ha apoyado mucho a Irak y estoy seguro de que le dieron información incorrecta" sobre las fuerzas iraquíes, respondió hoy Al Abadi a las acusaciones de Carter.

MS (efe/dpa)