1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Vida sana

¿Tengo realmente gripe?

A muchas personas les resulta difícil diferenciar entre una gripe y un resfriado. ¿Cómo se los puede distinguir?

El virus de la gripe, causante de la enfermedad homónima, suele propagarse durante el invierno. Pero justamente durante esta época del año, se incrementa también el número de personas que padecen resfriados. Por este motivo, los enfermos tienen con frecuencia dificultades a la hora de distinguir entre ambas dolencias. El resfriado aparece de manera paulatina, con picor de garganta, estornudos, quizá algo de fiebre y más tarde bronquitis o tos seca. La medicina no puede hacer mucho para eliminar los síntomas tipicos del resfriado, y suele centrarse en paliarlos, con ayuda de remedios caseros tradicionales, pulverizadores nasales, jarabes para la tos o caramelos para la garganta. Como reza un dicho popular alemán: “’El resfriado dura siete días con medicinas y una semana sin ellas”.

Las cosas son muy distintas en el caso de la gripe. Esta enfermedad aparece de manera repentina y quienes la padecen ven cómo su estado empeora en cuestión de poco tiempo. Los síntomas son fiebre alta, con frecuencia de más de 39 grados, y fuertes dolores de cabeza y/o en las extremidades, normalmente acompañados de una sensación de malestar. Los enfermos suelen sentirse tan débiles que no pueden ni tenerse en pie. En estos casos, sólo existe un remedio: guardar estricto reposo en cama y, al igual que ante un resfriado, tratar de paliar los síntomas con medicamentos comunes. Las personas de edad avanzada, enfermas, o con las defensas bajas deberán acudir al médico, pues con frecuencia la gripe puede derivar en una neumonía.