1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

Templo de Santa Sofía: ¿hoy museo, mañana mezquita?

Las señales de que el museo Santa Sofía se pueda volver a convertir algún día en mezquita, se multiplican. Durante el Ramadán y, por segundo año consecutivo, en su interior se leyeron versos del Corán.

Durante el Ramadán, la máxima autoridad religiosa en Turquía, Diyanet, organizó rezos y lecturas del Corán en el Museo Santa Sofía de Estambul, la antigua mezquita más grande del mundo. Dichos actos religiosos se retransmitieron por televisión por segundo año consecutivo. Desde hace 80 años este templo es un museo.

El Gobierno griego, por su parte, condenó los actos en el templo: "Santa Sofía es Patrimonio Mundial de la UNESCO”. En unas declaraciones del Ministerio de Exteriores se manifestó que "el intento de convertir dicho templo, a través de la lectura del Corán en un mezquita, es una afrenta contra la comunidad internacional, que debería reaccionar”. También la Conferencia Europea de Iglesias se mostró alarmada ante los hechos.

En verdad, los grupos nacionalistas turcos intentar transformar dicho museo en una mezquita, sin tener en cuenta su tumultuosa historia: 1.000 años de iglesia cristiana hasta que se convirtió en mezquita con Mehmet II. Con el tiempo, se construyeron 4 minaretes y la cúpula llegó a medir 56 metros de altura.

Más información:

Opinión: El islam liberal es una quimera

El Estado Islámico destruye la icónica mezquita de Mosul

La primera mezquita liberal en Alemania

República, shock para muchos turcos

Durante casi 500 años ese templo sirvió de mezquita. En 1935, Mustafá Kemal Atatürk, el fundador de la República de Turquía, decidió transformar el templo en museo, como clara señal de convertir a su país en un Estado secular. Además suprimió el sultanato y el califato.

Atatürk nunca ocultó a sus ciudadanos su distanciamiento con respecto a la religión. El islam, explicó, enajenó la identidad originaria de los turcos: "Bajo estas circunstancias, la nación turca se asemejaría a los que se aprenden el Corán de memoria sin entender el significado de ninguna de sus palabras, volviéndose senil”, declaró.

Sin embargo, la transformación radical en 1923 del Impero Otomano en una república secular es aún muy dolorosa para muchos turcos. Orhan Pamuk, célebre escritor turco, describe en su libro "Estambul” que, incluso en familias laicas como la suya, perduraban recuerdos de la época otomana e islámica también después de la fundación de la República de Turquía. "Seguían vigentes y, por todas partes, los tristes testimonios de una cultura moribunda”, recordó en el libro el escritor turco.

Imagen en Santa Sofía.

Huellas cristians en Santa Sofía.

Santa Sofía, ¿recuperar la sonrisa?

Esa herida, en parte aún abierta, y también oculta, es la que usan en la actualidad los grupos islamistas nacionalistas radicales. El deseo de una vida pública con más presencia del islam, con la introducción de un califato, es un tema recurrente entre los partidos políticos. Sobre todo los ultranacionalistas, el Partido de Acción Nacionalista (MHP) y el Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP), del presidente turco, Recep Tayyip Edogan. Ambos partidos aspiran a conquistar los votos conservadores del pueblo turco.

La Unión Nacional de Estudiantes Turcos, por su parte, inició en 2013 una campaña recogiendo firmas para volver a usar Santa Sofía como mezquita. Finalizó el 29 de mayo, aniversario de la Conquista de Constantinopla. El entonces número dos del Gobierno turco, Bülent Arinc, expresó: "Miramos hacia una triste Santa Sofía y pedimos a Dios que no estén muy lejos los días en los que ella pueda volver a reír”.

Mustafa Kemal Atatürk.

El padre de la República de Turquía: Mustafa Kemal Atatürk.

Mezquitas vacías

De esta perspectiva parece también apropiarse el gibierno turco, que reaccionó duramente ante la crítica de Grecia por la lectura del Corán en Santa Sofía. "En vez de felicitar al pueblo turco por el mes de ayuno durante el Ramadán y la Noche del Destino, el Ministerio de Exteriores griego decidió desfigurar las lecturas del Corán y el llamamiento a la oración”, dijo Ministerio de Exterior turco.

El partido AKP no siempre ha defendido esta postura. Erdogan pensaba hace años de otra manera totalmente diferente sobre la transformación de Santa Sofía en una mezquita. Quienes exigen eso, aclaró entonces, deberían primero ver que las otras mezquitas de Estambul se volviesen a llenar en los horarios dedicados a la oración.

DW recomienda