Temor a recesión frena crecimiento de la economía alemana | Economía | DW | 01.09.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

Temor a recesión frena crecimiento de la economía alemana

Los temores a una nueva recesión frenan a la economía alemana en el segundo trimestre del año. No obstante, se cuenta con un crecimiento de 3% para todo el año.

default

Fabricación de una máquina en la empresa KD Stahl- und Maschinenbau, en Breitenworbis: temores a una nueva recesión.

Tras un positivo comienzo de año, el Producto Interior Bruto (PIB) de Alemania subió solo un 0,1 por ciento en el segundo trimestre de 2011, informó hoy la Oficina Federal de Estadísticas, confirmando cifras preliminares.

El crecimiento de la primera economía de Europa quedó casi en punto muerto debido a factores internos, como la caída del  consumo privado y de las actividades en el sector de la construcción, pero también debido a la incertidumbre despertada por la crisis de la deuda europea y la debilidad de la economía de Estados Unidos, señalaron los expertos.

El consumo privado cayó por primera vez desde 2009, entre otros factores debido al encarecimiento de los precios de los  combustibles, mientras que las inversiones en el sector de la construcción aumentaron levemente, un 0,9 por ciento, tras un vigoroso incremento de 7,0 por ciento en el primer trimestre.

Crecimiento del 2,8% interanual

En la comparación anual, la economía alemana creció en términos reales en 2,8 por ciento, lo que, según la entidad, es prueba de que el repunte económico no ha llegado a su fin.

Los analistas esperan para todo el año un crecimiento de hasta tres por ciento. La evolución positiva de la coyuntura en el semestre hizo caer de forma significativa la cuota de déficit a 0,6 por ciento en los primeros seis meses del año. Es la menor cuota de déficit desde el primer semestre de 2008.

Como referencia: en la primera mitad de 2010, la cuota de déficit había sido del 3,1 por ciento; en la segunda, llegó al 5,4 por ciento. La cuota máxima de deuda nueva fijada en el Tratado de Maastricht es del 3,0 por ciento anual.

También se registraron fuertes impulsos de las exportaciones, pero la balanza comercial acusó un déficit debido a que fueron superadas por las importaciones, especialmente de gas debido a la desactivación progresiva de las centrales nucleares.

dpa
Editor: Pablo Kummetz

 

DW recomienda