1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Túnez decreta el toque de queda para frenar las protestas

La medida se toma tras las violentas protestas contra el desempleo que se vivieron en la noche del jueves, las más graves desde el inicio de las revueltas de hace cinco años.

La medida estará vigente en todas las regiones del país desde las 20:00 hora local hasta las 05:00 de la madrugada de este viernes (22.01.2016) hasta el sábado. El Ministerio de Interior tomó la decisión tras producirse diversos disturbios, en los que se registraron ataques contra la propiedad pública y privada. Los incidentes tienen lugar en el marco de las protestas que comenzaron esta semana en la provincia de Kasserine, donde murió un policía en la noche del miércoles, y que se extendieron a otras regiones del país, incluyendo la capital.

Las protestas se dirigen contra la mala situación económica. "La continuación de estos actos supone un grave peligro para la seguridad del país y de los ciudadanos", señaló el ministerio en un comunicado publicado en Facebook. Los manifestantes atacaron puestos de la policía y prendieron fuego a automóviles de las fuerzas de seguridad en la capital, Túnez, la ciudad de Jendouba, en el noroeste, y la norteña provincia de Kairuán en la noche del miércoles, informó un portavoz del Ministerio.

Reunión de crisis

Varios bancos o tiendas fueron también saqueados en el distrito de Ettadhamen, en el oeste del país norteafricano. También surgieron enfrentamientos entre manifestantes y las fuerzas de seguridad en la ciudad de Sidi Bouzaid, en el centro del país. Allí no se produjeron víctimas, pero sí las hubo en los enfrentamientos del miércoles, en los que murió un policía en Kasserine y también resultaron heridos otros funcionarios, según el Ministerio del Interior, que responsabilizó a "extremistas" de participar en las manifestaciones.

El Gobierno celebrará una reunión de crisis el sábado para debatir medidas encaminadas a calmar a los manifestantes. Las protestas comenzaron el fin de semana pasado, cuando un joven desempleado se subió a un poste de la luz para protestar por haber sido rechazado en un puesto de trabajo, y murió electrocutado. Para calmar la situación, el Gobierno prometió la creación de 5.000 nuevos puestos de trabajo en la provincia.

Hasta ahora, Túnez es el único país que se considera como una historia de éxito en el marco de las Primaveras Árabes y donde se logró una transición a la democracia. Sin embargo, la situación económica sigue siendo difícil, con un desempleo estimado del 15 por ciento. El país también intenta controlar la insurgencia islamista, que ha golpeado duramente al sector turístico, una de las principales fuentes de ingreso, con ataques terroristas en los últimos años.

MS (dpa/efe)


DW recomienda