Suizos votan en contra del salario mínimo | Europa | DW | 18.05.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Suizos votan en contra del salario mínimo

La mayoría de los suizos votó en contra de la introducción de un salario mínimo en uno de tres referendos realizados este domingo (18.5.2014) en ese país. El sueldo mínimo helvético prometía ser el más alto del mundo.

En un referéndum celebrado este domingo (18.5.2014) en Suiza, la mayoría de sus ciudadanos votó en contra de la introducción de un salario mínimo. Alrededor del 77 por ciento de la población rechazó la moción de fijar un sueldo mínimo de 22 francos suizos por hora, unos 18,50 euros. De haber sido aprobado, el suizo sería el sueldo mínimo más alto del mundo; el doble del sueldo mínimo que por primera vez se pagará en Alemania –8,50 euros– a partir de 2015. El plebiscito fue una iniciativa de los sindicatos y de varios partidos de izquierda.

Éstos alegaban que ese salario mínimo era necesario para garantizar que todos los habitantes del país tuvieran un nivel de vida decente. El costo de la vida en Suiza está entre los más altos del mundo. Aunque los sondeos de opinión previos al referendo ya sugerían que el sueldo mínimo despertaba el rechazo de la mayoría de los suizos, el empresariado helvético se esmeró en hacer campaña contra su introducción. Y es que ya en el pasado hubo sorpresas en el marco de las consultas populares que perjudicaron los intereses de los empresarios.

En un segundo referéndum, un 53,4 por ciento de los consultados rechazó un plan del Gobierno para modernizar la Fuerza Aérea con la adquisición de 22 aviones de combate suecos del tipo Gripen por un monto de 3.100 millones de francos (2.600 millones de euros). Y en el tercer plebiscito de esta jornada, cerca del 63 por ciento de los ciudadanos apoyó la propuesta de prohibir de por vida que las personas convictas por abusar sexualmente de menores ejerzan labores o actividades honoríficas relacionadas con niños y jóvenes.

ERC ( dpa / Reuters )

DW recomienda