1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Ciencia y Ecología

Streetpong: pasatiempo para peatones

Un videojuego en un semáforo de Hildesheim ayuda a los transeúntes a no pasar en rojo, y a conocerse un poco más. Varias ciudades del mundo ya han expresado su interés por "Streetpong".

¿Cuándo fue la última vez que han conversado con un desconocido en la ciudad? O mejor aún: ¿se imaginan poder desafiar a otro peatón a un juego de ping-pong en medio de la calle? Dos estudiantes alemanes, Sandro Engel y Amelie Künzler, diseñaron un juego para que los peatones puedan distraerse mientras esperan el cambio de luces del semáforo. La idea es compartir una partida de ping-pong con otro transeúnte al otro lado de la calle.

Los estudiantes de la Universidad de Ciencias Exactas y Artes (HAWK) de la ciudad de Hildesheim, en el norte de Alemania, crearon Streetpong, basado en el clásico videojuego de ping-pong. El prototipo de Hildesheim está hecho con una pantalla táctil. Durante la partida, Streetpong indica cuánto tiempo queda para que cambie el semáforo y llegado ese momento se declara el ganador del juego. Luego, los dos participantes se toparan al momento de cruzar la calle, creando una amistosa situación de complicidad entre dos extraños.

Interacción urbana entre desconocidos

Como parte de un proyecto universitario, Sandro Engel tuvo que idear una forma de mejorar la vida cotidiana de las personas que viven en ciudades. Streetpong surgió “mientras Sandro esperaba como todos los días a que el semáforo en frente de nuestro campus se pusiera en verde, y se preguntó: ¿Cómo se podría hacer más divertida la espera?”, comentó Amelie Künzler.

La intención de los diseñadores fue crear un espacio urbano donde desconocidos de todas las edades y culturas puedan interactuar en una forma entretenida mientras esperan el cambio de luces.

Ambos estudiantes y emprendedores han trabajado en este proyecto durante los últimos dos años. En 2012, los estudiantes subieron a internet un video explicativo de cómo funcionaría Streetpong, el cual fue visto más de un millón de veces en las redes sociales. Luego del gran interés detectado, la ciudad de Hildesheim y los estudiantes decidieron dar el próximo paso y hacer el proyecto realidad.

El alcalde de Hildesheim, Ingo Meyer, comentó: “No solamente estamos orgullosos de que esta innovadora idea provenga de Hildesheim, sino también de que se pruebe por primera vez aquí.”

Prueba exitosa y futuro alentador

Streetpong estuvo a modo de prueba por cuatro semanas en una intersección en la que el cambio de luces dura alrededor de dos minutos. Durante ese período, muchos residentes y visitantes de otras ciudades y países pudieron disfrutar del juego. El prototipo fue desinstalado a mediados de diciembre (16.12.2014) para poder evaluar su funcionamiento y eficacia.

Amelie Künzler y Sandro Engel al lado de Streetpong en Hildesheim.

Amelie Künzler y Sandro Engel al lado de Streetpong en Hildesheim.

Según Künzler, los primeros resultados son alentadores: “No solamente la gente interactuó más entre sí, sino que también respetó la luz roja y evitó cruzar la calle cuando no debía.” Ambos estudiantes tendrán que esperar hasta fines de enero del 2015 para completar la evaluación y reunirse con la empresa Langmatz para ver la posibilidad de instalar Streetpong en otras intersecciones de Hildesheim y de otros lugares.

Varias ciudades ya han demostrado interés en colocar Streetpong en sus semáforos. Los estudiantes incluso han recibido llamados desde Oslo, Noruega y Dubai y están en contacto con autoridades de Hannover para poder impulsar una idea similar en el metro de la ciudad.

Más aún: Streetpong fue nominado en 2012 al premio Multimedia en Berlín, logró un segundo lugar en los premios ‘Innovate!’ de Osnabrück y un cuarto lugar en el premio de la Comunicación del Futuro de Fráncfort.