1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Steinmeier culmina una complicada visita oficial a Turquía

El ministro alemán de Exteriores mantiene la oferta de colaborar con Ankara y desecha la idea de paralizar las negociaciones de ingreso en la Unión Europea. A pesar de los ataques mutuos, califica el viaje de positivo.

Türkei Frank-Walter Steinmeier und Mevlut Cavusoglu in Ankara (Getty Images/AFP/A. Altan)

El ministro alemán de Exteriores, Frank-Walter Steinmeier, y con su homólogo turco, Mevlüt Cavusoglu.

En un momento en que las relaciones diplomáticas entre Alemania y Turquía no atraviesan su mejor momento, el ministro alemán de Exteriores, Frank-Walter Steinmeier, valoró positivamente este martes (15.11.2016) su primer viaje a Ankara desde el intento de golpe de Estado de julio. "Estaba claro que los desacuerdos no se iban a disipar por una visita y un par de conversaciones", dijo el político alemán al concluir su estancia en la capital turca. "Sin embargo, estuvo bien haber viajado para tener una imagen propia de la situación en el país, también en las conversaciones con la oposición y la sociedad civil", agregó.

Tras su reunión con Steinmeier, el canciller turco Mevlüt Cavusoglu dijo que Alemania es un refugio para los "terroristas" del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) y para los seguidores del predicador "loco" Fethullah Gülen, a quien el Gobierno en Ankara responsabiliza por el fracasado golpe de Estado del 15 de julio. Steinmeier admitió que la conversación que mantuvo con su homólogo turco no había sido "muy fácil" y apuntó que el Gobierno alemán "sencillamente no puede comprender estas afirmaciones de que Alemania alberga terroristas" y recordó que el PKK es ilegal en el país y está perseguido judicialmente.

Steinmeier, además, afirmó que la avalancha de detenciones y la purga de despidos en las administraciones públicas en Turquía "hace tiempo que ya no se limita a la persecución de los responsables del fallido intento de golpe de Estado" del pasado julio. Y mostró la preocupación en Alemania por las restricciones a la libertad de expresión. "Por favor, que Turquía no lo interprete como una manifestación de arrogancia o de aleccionamiento desde arriba", pidió el ministro alemán.

Pese a las tensas relaciones entre Alemania y Turquía, Steinmeier insistió en la disposición de Berlín de volver a colaborar con Ankara de forma estrecha y desechó la idea de paralizar sus negociaciones de ingreso en la Unión Europea. Tanto el presidente Recep Tayyip Erdogan como el primer ministro turco, Binali Yildirim, se declararon a última hora dispuestos a dialogar con Steinmeier. Durante dos horas se reunió Steinmeier con Erdogan, en un "intercambio intenso y concentrado en un grupo pequeño. También sobre cuestiones difíciles", señalaron fuentes de la delegación alemana. Los anfitriones se quejaron amargamente de la imagen negativa de Turquía en los medios de comunicación alemanes.

Steinmeier se reunió también con parlamentarios del Partido de la oposición prokurda HDP, cuyos líderes se encuentran actualmente en prisión. Activistas de derechos humanos y líderes de la oposición acusan al Gobierno turco de utilizar el golpe de 15 julio y la lucha contra el terrorismo como pretexto para hacer silenciar a los críticos y para saldar viejas cuentas.

LGC (dpa / EFE)

Türkei Frank-Walter Steinmeier und Recep Tayyip Erdogan in Ankara (picture-alliance/dpa/Turkish President Press Office)

Frank-Walter Steinmeier y el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, en Ankara.

 

DW recomienda