Srebrenica: “Fallo contra Estado holandés es una victoria moral enorme” | Política | DW | 05.07.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

Srebrenica: “Fallo contra Estado holandés es una victoria moral enorme”

Deutsche Welle conversó con Liesbeth Zegveld, abogada a cargo de la demanda contra el Estado holandés por parte de las familias de tres víctimas por la responsabilidad de Los Países Bajos en la masacre de Srebrenica.

ARCHIV - Frauen laufen durch die Gedenkstätte an das Massaker von Srebrenica in dem Dorf Potocari (Archivfoto vom 11.07.2009). Der als Kriegsverbrecher gesuchte frühere bosnisch-serbische General Ratko Mladic ist nach mehr als 15 Jahren auf der Flucht in Serbien festgenommen worden. Der frühere General wird unter anderem für das Massaker von Srebrenica verantwortlich gemacht. EPA/FEHIM DEMIR +++(c) dpa - Bildfunk+++

En la masacre de Srebrenica en 1995 fueron asesinados cerca de 8.000 bosniomusulmanes.

En el verano de 1995, el enclave musulmán de Srebrenica, en el este de Bosnia, estaba protegido por cascos azules holandeses, el "Dutchbat" (el batallón holandés), bajo mandato de las Naciones Unidas. Sin embargo, el contingente holandés no impidió que las tropas serbias del general Ratko Mladic, actualmente juzgado en el Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia (TPIY) por genocidio y crímenes contra la humanidad, entraran en ese enclave y masacraran a cerca de 8.000 varones bosniomusulmanes.
Después de 15 años de espera, un tribunal holandés en La Haya dictaminó este martes (05.07) en su sentencia que las tropas holandesas "tenían que haber imaginado que los soldados bajo mando de Mladic tenían pensado asesinar a los varones (bosnimusulmanes). El batallón holandés fue testigo de que los musulmanes (de Srebrenica) eran maltratados y asesinados". Esta sentencia histórica presupone una “victoria moral inmensa” para los familiares de las víctimas de la masacre de Srebrenica. Así lo calificó Liesbeth Zegveld, abogada del bufete de abogados Böhler en Amsterdam. Deutsche Welle conversó con ella sobre la importancia de este fallo no sólo para los familiares, sino también para Holanda y el resto del mundo.

epa02810538 (2-R) and (L) listen to the verdict of the court in The Hague, The Netherlands 05 July 2011. An appeals court in the Netherlands has ruled the Dutch state responsible for the deaths of three Muslim men during the 1995 Srebrenica massacre and ordered it to pay compensation to their families. EPA/VALERIE KUYPERS +++(c) dpa - Bildfunk+++

La abogada Liesbeth Zegveld y los dos demandantes, Damir Mustafic y Hasan Nuhanovic al argumentar la responsabilidad del Estdo holandés en la masacre de Srebrenica.


Deutsche Welle: ¿Qué significa la decisión del tribunal?
Liesbeth Zegfeld: Para las familias a las que represento ésta es una enorme victoria. Es el reconocimiento de que la expulsión de sus familiares de la zona custodiada por las Naciones Unidas hacia los brazos del enemigo fue un grave error. Pero a nivel general también es importante, porque el tribunal ha reconocido que aunque el Estado holandés haya puesto las tropas al mando de la ONU, sigue teniendo responsabilidad como Estado. Eso significa que aunque el Estado le transfiera el comando y el control de las tropas a las Naciones Unidas, igual sigue teniendo la responsabilidad de los hechos.
¿Tienen las Naciones Unidas una responsabilidad en este hecho también?
Este caso no se trataba sobre la responsabilidad de las Naciones Unidas, sino sobre la responsabilidad de Holanda. Y el tribunal ha determinado que si Holanda tuvo el control efectivo sobre los refugiados y sobre el enclave de las Naciones Unidas, entonces debe responder como Estado. El tribunal no debatió sobre la responsabilidad de Naciones Unidas sino del Estado holandés.
¿Qué significa esta decisión para Holanda?
Srebrenica es un trauma en Holanda. En nuestro país es muy difícil obtener la información correcta de estos hechos. Este tema se ha guardado “bajo la alfombra” por mucho tiempo. Por eso me sorprendió gratamente este veredicto. Sin duda, este fallo ha causado conmoción en el país.
¿Qué significa este fallo para otras víctimas de guerra en el mundo?
Begrabung der Opfer von Srebrenica. (Potocari, 11.07.2010) *** Marinko Sekulic, DW 2010

Para la abogada Liesbeth Zegveld la justicia sí es posible, también para otras víctimas de guerra en el mundo.

Significa que al final la justicia sí es posible. Y que puede ser obtenida, aunque sea una batalla larga y con costos muy altos. En términos de acceso a la justicia por parte de las víctimas de guerra ésta es una inmensa victoria que las fortalece en la búsqueda de la justicia.

¿Qué paso dará ahora el Estado holandés frente a la sentencia fallada en su contra?
Aunque no se ha oficializado, estoy casi segura ´de que el Estado holandés va a apelar este veredicto frente a la Corte Suprema. Luego habrá una etapa final.
¿Cuáles cree usted que fueron las razones por las cuales el “Dutchbat” no evitó la masacre de Srebrenica?
Es una buena pregunta. Nunca he podido entender por qué hicieron eso. Uno de los soldados admitió que de hecho enviaron a la gente directamente a la muerte. En parte pienso que es porque todos esos soldados querían volver a casa lo antes posible. Y desde el comienzo cuando los soldados serbios entraron al enclave, la decisión tomada por el Gobierno holandés y por el ministro de defensa de la época fue que los soldados volvieran a casa. No obstante, los refugiados estaban a su alrededor, y básicamente eran un obstáculo para su retorno a casa. Cuando los serbios llegaron con los buses parece ser que esa era la solución para los soldados holandeses.
¿Cree usted que este fallo sienta un precedente para otros países que contribuyen a misiones de mantenimiento de la paz de la ONU con soldados en otros lugares del mundo?
Se espera que así sea. Ya hay algunos países que han advertido que reconsiderarán su contribución a este tipo de misiones de las Naciones Unidas en el mundo. Habrá que esperar a ver si lo llevan a la práctica.
Autora: Cristina Mendoza Weber
Editor: Pablo Kummetz

DW recomienda