1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

SPD: una identidad propia

Al terminar el primer día del congreso del Partido Socialdemócrata de Alemania (SPD), una cosa queda clara: los socialdemócratas subrayan los factores que los diferencian de sus socios de la Gran Coalición.

Al término de la primera jornada del congreso del Partido Socialdemócrata de Alemania (SPD), queda claro que esa organización política tiene como meta diferenciarse de sus socios en el gobierno: la Unión Cristiana Demócrata, CDU, y la Unión Cristiana Social de Baviera (CSU). Seiscientos delegados y 400 invitados internacionales se reunieron en el recinto ferial CUBE de Berlín, para analizar 900 propuestas de miembros del partido. Muchas de ellas ponen de manifiesto los puntos que pueden provocar conflictos, sobre todo en cuanto a la política de refugiados. Algunos miembros destacados, como la ministra presidenta de Renania-Palatinado, Malu Dreyer, opinan que los socialdemócratas deben rechazar cualquier límite máximo al número de refugiados que Alemania recibirá. Dicho límite es exigido tanto por la CSU como por sectores de la CDU, a fin de aminorar la carga sobre las comunas.

“Ayudar, ayudar, ayudar”

El SPD también quiere establecer límites al flujo de refugiados, pero cree que esto debe alcanzarse a través de la definición de contingentes para toda la Unión Europea y sin afectar el derecho de asilo. “Con dichos contingentes, las personas podrían venir a Alemania por vías más seguras, de una manera mejor planeada que nos permita manejar todo este proceso”, dice Dreyer. La política considera que el derecho de asilo no es negociable.

En otras palabras, el SPD no votará a favor de ninguna reforma al derecho de asilo, dijo el líder socialdemócrata Sigmar Gabriel. En lugar de esto, el dirigente propone “ayudar, ayudar, ayudar” tanto en Turquía como en Líbano e Irak. Y en cuanto a la integración de los refugiados al mercado laboral alemán, el SPD quiere presentarse como el único partido que tiene una idea clara de cómo lograrlo. Mientras la CDU propone excluir del salario mínimo a los refugiados, a fin de incorporarlos al mercado laboral, Dreyer dijo que “el salario mínimo es precisamente el garante de que la inmigración no derive en un concurso de bajos salarios”.

Sigmar Gabriel (izq.) y Malu Dreyer durante el congreso socialdemócrata

Sigmar Gabriel (izq.) y Malu Dreyer durante el congreso socialdemócrata

El SPD tampoco quiere limitar el derecho a la reunión familiar para los refugiados. No se trata de cifras, dijo Dreyer, sino de un aspecto humano. Aydan Özoguz, secretaria del SPD para la integración de refugiados, terció así: “Con nosotros, los derechos humanos no se abaratan”.

“Mostramos responsabilidad”

Se esperaba con expectación la reacción de las bases del partido en cuanto a la decisión de participar en misiones militares en Siria. Un delegado preguntó si reamente alguien piensa que dicha misión contra Estado Islámico puede llegar a buen fin. El socialdemócrata Frank-Walter Steinmeier, quien es ministro alemán de Asuntos Exteriores, rechazó la crítica. Dijo que no es política de gobierno del SPD eludir su responsabilidad por decisiones difíciles. “Estoy orgulloso de que carguemos ese lastre”, aseveró.

Uno no puede cerrar los ojos antes el hecho de que Estado Islámico no desea una solución política, dijo Steinmeier. Según él, la política exterior que propongan los socialdemócratas debe orientarse a hacer un poco más pacífico a un mundo sin paz. En este marco, Alemania debería buscar soluciones a muchos conflictos internacionales en una posición acordada por toda la Unión Europea.

También llamó a no perder la esperanza en que el conflicto en Siria puede encontrar una solución política. La participación de la Bundeswehr es tan solo un medio para posibilitar soluciones política en el futuro, agregó el ministro alemán de AA.EE. También hizo un llamado a las bases socialdemócratas para que contribuya a la creciente responsabilidad de Alemania en la política mundial. “Alemania debe asumir su responsabilidad, no porque ella misma se la atribuya, sino porque simple y sencillamente la tiene”, sentenció.

DW recomienda