1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Sospechan que asesinatos en Sao Paulo son obra de policías

Los 18 crímenes cometidos en las localidades de Baruerí y Osasco podrían ser una venganza por la muerte de dos agentes.

Incluso en Brasil, un país acostumbrado a la violencia, los asesinatos cometidos el pasado jueves en distintos puntos de las ciudades de Baruerí y Osasco, pertenecientes al radio metropolitano de Sao Paulo, han causado conmoción. Este sábado (15.08.2015) las autoridades confirmaron en diversos medios que sus sospechas apuntan hacia una acción de grupos de policías fuera de servicio, como venganza por el asesinato de dos agentes.

Los crímenes, 18 en total (se descartó uno, que había sido consecuencia de un asalto no relacionado), ocurrieron en un lapso de tres horas en diez puntos distintos de las localidades, en un perímetro de solo cuatro kilómetros, lo que refuerza la tesis de que los autores fueron los mismos en todos los casos. Los escenarios fueron restaurantes, bares y la calle, donde los asesinos incluso habrían mostrado conocimiento de las hojas de delitos de las víctimas.

Los periódicos Folha de Sao Paulo y O Estado de Sao Paulo citan a fuentes relacionadas con la investigación, quienes han dicho que la principal línea de trabajo es la posibilidad de una “venganza” de parte de agentes policiales, por los asesinatos de dos de sus colegas esta misma semana. Uno de los factores que refuerza las sospechas es que en los lugares en que ocurrieron los hechos fueron hallados casquillos de municiones de uso reservado para las policías y las Fuerzas Armadas.

Prometen rápida solución

Todas las víctimas fueron hombres, de entre 16 y 49 años, y seis de ellos tenían antecedentes penales por robo, tráfico de drogas o intento de homicidio. Hasta ahora, los responsables de la investigación solamente han anticipado que han sido identificados dos automóviles y una moto usados por los asesinos, sobre cuyos propietarios no se informó. Tampoco se ha establecido el número de personas que participó en los ataques, aunque registros de cámaras de seguridad muestran al menos a cinco pistoleros.

El gobernador de Sao Paulo, Geraldo Alckmin, garantizó que las autoridades llegarán a los culpables, pero fue cauteloso sobre la posibilidad de que se trate de policías. “Vamos a esperar el resultado de la investigación, que debe ser realizada con presteza, rapidez y con la absoluta seguridad de que se llegará a los verdaderos culpables”, sostuvo. El secretario de seguridad pública del estado de Sao Paulo, Alexandre de Moraes, dijo que “no hemos descartado ninguna hipótesis, y la implicación de oficiales de policía en el caso es una de las posibilidades que consideramos”.

Los crímenes aumentaron los temores de que haya más represalias en Brasil, donde la policía es responsable de más de 2.000 muertes al año y los agentes fuera de servicio raras veces son enjuiciados cuando son sospechosos de haberse tomado la justicia por su mano.

DZC (EFE, Reuters)