1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Sondeo: política alemana de asilo daña popularidad de Merkel

La gestión de la crisis de los refugiados está dañando la popularidad de la canciller alemana, Angela Merkel, que según una encuesta publicada este viernes (25.09.2015) se encuentra en su peor momento de la legislatura.

Según el sondeo "Politbarometer", que difunde regularmente la televisión pública ZDF, la jefa del Gobierno alemán obtiene un 1,9 en una escala donde el -5 es el peor valor y el +5, el mejor, lo que supone un retroceso de cinco décimas con respecto a su nota de septiembre.

Por delante de la canciller se sitúan dos de sus ministros, el de Finanzas, Wolfgang Schäuble, y el de Exteriores, Frank-Walter Steinmeier, con un 2,1 y un 2,0 respectivamente, así como Wolfgang Bosbach (1,9), del ala más conservadora de la Unión Cristianodemócrata (CDU) de Merkel.

Pese al retroceso, la encuesta constata que la canciller sigue siendo bastante popular en su país tras diez años en el gobierno, ya que un 73 % de los interrogados considera en general positivamente su gestión. No obstante, en la cuestión de los refugiados la situación es sensiblemente distinta y la población alemana se muestra aquí claramente dividida: el 50 % cree que Merkel está actuando correctamente mientras que un 43 % critica su gestión de la crisis.

Parte de las críticas a la política de asilo de la canciller vienen de sus propias filas conservadoras, entre los que se ha destacado Horst Seehofer, presidente de Baviera y de la Unión Socialcristiana (CSU), hermanada con la CDU de Merkel.

En este sentido, el portavoz del Ministerio de Interior Tobias Plate subrayó hoy viernes que unas declaraciones del titular de su departamento, Thomas de Maizière, sobre la crisis de los refugiados "no pueden ser vistas como una crítica a la canciller". De Maizière reconoció este jueves (24.09.2015) en una entrevista en la ZDF que "el caos se produjo por la decisión de traer a Alemania a todas las personas que estaban en Hungría", algo que en algunos sectores se entendió como una crítica velada a la canciller (efe).