1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Socios de Alemania critican a Merkel por su respuesta a crisis

François Hollande acusa a Angela Merkel de bloquear el establecimiento de una unión bancaria europea, mientras el ministro germano de Finanzas refuta acusaciones de que Berlín le saca provecho a la crisis financiera.

El presidente de Francia, François Hollande, acusó a la canciller alemana, Angela Merkel, de estar bloqueando el establecimiento de una unión bancaria europea. En una entrevista concedida al diario The Wall Street Journal este 3 de mayo, el mandatario galo sostuvo que la jefa del Gobierno germano debe dejar claro de una vez que no es necesario alterar los tratados de la Unión Europea (UE) para hacer avanzar las cosas. A juicio del hombre fuerte de París, la reglamentación vigente hace posible la creación de una banca comunitaria.

Hollande contradijo de esta forma al ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, quien hace poco dijo que si bien las reglas comunes para la reestructuración y el desarrollo de bancos en crisis son necesarias, la base legal es dudosa para una institución europea. Para Hollande, la desidia de Berlín de cara a la unión bancaria europea es meramente circunstancial. “Merkel tiene por delante unas elecciones y no puede dar la impresión de que se preocupa más por los europeos que por los alemanes”, señaló el presidente de Francia.

No obstante, ese no es el único desencuentro entre los Gobiernos de Francia y Alemania. Schäuble rechazó las acusaciones de que la administración Merkel aprovecha la crisis financiera para extender su dominio en Europa. “No queremos una Europa alemana. Lo que queremos es una Europa fuerte”, dijo el ministro alemán de Finanzas durante una conferencia en la ciudad de Ulm, respondiendo a su homólogo francés Pierre Moscovici. Pese a su preocupación por “la tensa situación presupuestaria en Francia”, Schäuble dijo no querer “una Europa sin la cultura francesa”.

La evolución de la crisis, el dictado de austeridad del gobierno de Merkel a los países más endeudados y los beneficios que obtiene Alemania de la situación, desataron una creciente crítica de diversos países y analistas a Berlín, cuyas políticas anticrisis se ven cada día más cuestionadas.

dpa