1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

La prensa opina

Socialistas en crisis

En Alemania, un influente ex ministro abandona las filas socialdemócratas. En Francia, las elecciones internas del Partido Socialista dejan como saldo dos fuertes liderazgos en pugna.

default

El ex ministro Clement, en fotografía de archivo.

El diario conservador Le Figaro, editado en París, se refiere a las recientes elecciones para renovar la presidencia del Partido Socialista en Francia: „Ségolène Royal no desea dejar a los socialistas, pues necesita al partido, aún cuando ella representa a una minoría dentro de la dirigencia. No se prevé un cisma, aunque sí existe división en el horizonte. Esto es un frágil fundamento para preparar al partido de cara a las elecciones presidenciales, que a partir de hoy deberán ser la tarea central de la nueva dirigente, Martine Aurby. El Partido Socialista se encuentra en una situación conocida: con un presidente, pero con dos posibles candidatos electorales. Las bases tomarán la decisión definitiva en tres años y medio.”

Perdió, pero ganó

El rotativo L'Alsace, editado también en Francia, coincide: “Ségolène Royal perdió. Pero esto no significa en modo alguno que está fuera de la contienda por la presidencia a celebrarse en 2012. Todo lo contrario. No está obligada a cargar con el lastre del partido. Además, ha eliminado toda expectativa de lograr un frente anti-Royal capaz de maniobrar por sí mismo. La ventaja de tan sólo 102 votos a favor de Aubry da a Loyal tanta legimitidad como a la nueva presidenta de los socialistas franceses.”

Clement y el SPD

En Alemania es la socialdemocracia la que vive una nueva crisis por la salida del partido SPD del influyente ex ministro, Wolfgang Clement. En Suiza, el Neue Zürcher Zeitung escribe lo siguiente: “Los socialdemócratas no han encontrado cómo reaccionar ante opiniones incómodas dentro del propio partido. Los acontecimientos han demostrado que Clement tenía razón. Con una coalición roji-verde gobernando en minoría, la cual le tendería la mano a los caóticos del partido La Izquierda, el estado federado de Hesse hubiera sufrido un fiasco político y económico. Decirlo abiertamente fue un logro incómodo para el ex ministro.”

Orgullo herido

El Lübecker Nachrichten, de Lübeck, lanza severas críticas a Wolfgang Clement: “Es cierto que desde hace tiempo, tanto el orgullo herido como la arrogancia de Clement lo habían separado del partido. Él siempre fue un hombre grandilocuente de mando firme. El trabajo con las bases, que implica convencer y motivar, nunca fue su terreno. Clement era un hombre de acción, no un prominente ideólogo. Con su salida, el SPD pierde a una cabeza de su ala económica. Pero el partido ya ha superado este tipo de vacíos. Es Clement quien se quedó en el pasado.”

Más allá del impacto

En Bonn, el General Anzeiger agrega: “Clement se despidió con gran impacto. Le hizo honor a su fama de testarudo. Pero su comportamiento no convence ni muestra gran soberanía. En cambio, mostró a un político nervioso, decepcionado y puede que hasta amargado, que ha perdido por completo a su patria política. La cúpula del partido se cimbra, pero en las bases incluso hay alivio luego del impacto inicial por la noticia. Es mejor un final turbulento a un conflicto permanente.”

Argumentos irrisorios

En Stuttgart, el Stuttgarter Nachrichten tampoco ve con buenos ojos al ex socialdemócrata: “Los argumentos para su salida del partido son irrisorios. Según Clement, el SPD violó sus derechos de opinión. Lo dice él, que como ninguno se burló de quienes pensaban distinto dentro del partido. ‘La cúpula no se distancia lo suficiente del partido La Izquierda', dice el hombre que como ministro y como vicepresidente del partido toleró coaliciones entre socialdemócratas y del partido La Izquierda en Berlín y Schwerin. Si esta manera de renunciar no fuera tan triste, tratándose de un político de hueso colorado, uno podría reírse a sonoras carcajadas.”

DW recomienda