1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Secciones

Smart Grid, la red eléctrica inteligente del futuro

El futuro está en las redes eléctricas computarizadas. Éstas podrían coordinar la producción y el consumo de energía y equilibrar internamente las fluctuaciones. ¿Una oportunidad para la transición energética?

Jhoy Lavenga ríe a carcajadas, ¿una vida sin apagones en Filipinas? Para la vendedora de pescado, eso es algo muy difícil de imaginar. Ella vende sardinas a la luz de las velas en la feria de Corón, al oeste del archipiélago de Bisayas. En las Filipinas, como en muchos otros países emergentes y en desarrollo, los cortes de energía están a la orden del día. La red eléctrica de la ciudad funciona con tres generadores que a menudo colapsan.

Descentralizar los recursos energéticos es una necesidad

Fischmarkt bei Kerzenlicht

"Los apagones están a la orden del día. La feria de pescados de Corón se alumbra a la luz de las velas."

Las estadísticas oficiales no dan información fiable sobre cuánta electricidad se genera en todo el mundo. Muchas veces, los números son exagerados. El presidente de WADE, (Asociación para el suministro descentralizado de energía) Sridhar Samudrala está consciente de ello. WADE es una organización sin fines de lucro que aboga por el desarrollo de sistemas descentralizados en todo el mundo. Actualmente, Samudrala trabaja en un proyecto piloto en Tailandia, por el cual las energías renovables serán integradas en una red de energía inteligente. "Debido a la inestabilidad de los precios del petróleo no existe seguridad en el suministro de energía a nivel mundial. De ahí que los recursos locales se deban utilizar de forma más inteligente", acota el asesor en temas de energía.

Smart Grid - el Internet de la Energía

¿Qué hace que una red sea inteligente? En primer lugar, su capacidad de comunicarse. Es una especie de internet de recursos energéticos: Cada dispositivo generador de electricidad estará conectado a una red informática que podrá enviar y recibir información por medio de la red computarizada. La comunicación entre los componentes individuales se realizará mediante la transmisión de datos. En concreto el sistema podría funcionar así: el sistema registra nubes sobre los paneles solares en el sur del país. Entonces el sistema de comando, automáticamente y mediante de un módem o una conexión ADSL, dará la orden de utilizar los parques eólicos al norte. O también, si los parques eólicos en la costa no reciben suficiente viento, entonces, el sistema automáticamente empieza a utilizar la energía proveniente de las plantas hidroeléctricas o de biogás en otras partes del país. Si se produce un excedente de energía, ésta se puede guardar como reserva en una planta de almacenamiento.

La red inteligente es por definición un sistema híbrido, ya que incorpora tanto energías renovables como otras generadas con combustibles fósiles. Según expertos en el tema, una red inteligente a gran escala que funcione exclusivamente con energía verde utilizando la tecnología es aún demasiado costosa.

Indonesierin Tri Mumpuni

La empresaria indonesia Tri Mumpuni frente a una micro- turbina hidráulica. Aquí, las redes inteligentes están todavía fuera de alcance.

Italia, pionera de la energía inteligente

"La red inteligente garantiza una distribución sostenible y segura de energía. De esta manera, la oferta y la demanda se mantienen en un constante equilibrio", explica Marco Cotti de Enel, la compañía eléctrica más importante de Italia. Hace ya doce años que la compañía desarrolló la, hasta ahora, primera y más grande red inteligente del mundo. Más de la mitad de los hogares italianos está equipado con los llamados "medidores inteligentes" de Enel. El medidor digital de electricidad, mide el consumo individual. Además, tiene la capacidad de encender, por ejemplo, la lavadora o la secadora de ropa en el momento en que el flujo de electricidad de la red es mayor y por lo tanto, el costo de la corriente es menor. En los últimos años se han lanzado otros proyectos de redes inteligentes en Portugal, Alemania, EE.UU. y Holanda.

La renovación de las redes de energía existentes

Sin una restauración fundamental de las redes ya existentes, la revolución energética inteligente seguirá siendo un sueño, predice Samudrala. Por lo tanto, para que la inversión en las redes inteligentes de energía sea económicamente rentable, los gobiernos también tienen que involucrar al sector manufacturero. Esto permitiría incluir en el cálculo global, el consumo de energía de los electrodomésticos con más precisión. Solamente con su colaboración se podrá garantizar que en el futuro las redes inteligentes trabajen de forma cada vez más eficiente. Samudrala sostiene que esto significa que también el consumidor tendrá que hacer una inversión significativa a la hora de comprar equipos electrodomésticos eficientes, según sus cálculos entre $500 y $1500 dólares americanos. "Una inversión que resultará muy rentable a largo plazo", acota.

Un desafío para los países emergentes y en desarrollo

A veces, la actualización completa de la red resulta ser el mayor desafío para los países en desarrollo. La explosión demográfica y la industrialización han incrementado dramáticamente el consumo de energía. En muchos países la producción apenas abastece la demanda. "La red inteligente está fuera de nuestro alcance. El costo de los equipos, la instalación y la capacitación del personal son demasiado altos", lamenta Tri Mumpuni, empresaria especializada en el suministro de energía en Indonesia. Sus micro-plantas hidroeléctricas que abastecen a zonas rurales de Asia se financian principalmente con fondos públicos.

Smart Meter

El medidor inteligente es un componente importante de la red inteligente. Los dispositivos digitales muestran al cliente su consumo de energía y el tiempo de uso de la misma.

Una red descentralizada de energía no sólo requiere una infraestructura de alto rendimiento sino también ingenieros de sistemas especializados. Por lo tanto, los gobiernos de los países en desarrollo deben utilizar los préstamos provenientes de las instancias multinacionales de manera transparente y eficiente, sostiene Samudrala.

Los consumidores como la fuerza motriz de la transición energética

Aunque estas medidas dan la impresión de crear un control del consumo privado de energía y con ellas la aparición de un "consumidor transparente", Samudrala se mantiene optimista. "En última instancia, el cliente es la fuerza motriz de la revolución energética. De ser un abonado pasivo se convierte en un consumidor consciente en el mercado energético".

Hasta entonces, Jhoy Lavenga probablemente tendrá que encender muchas velas en la feria de pescados de Corón.

Autoras: Roxana Isabel Duerr / Carolina Salinas
Editor:Enrique López