Slow Food: la alternativa a la comida rápida | Audiorecetas | DW | 09.09.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Audiorecetas

Slow Food: la alternativa a la comida rápida

A pesar de la tendencia a consumir comida rápida y congelados, todavía hay gente en Alemania que se aferra a la costumbre de invertir más tiempo en cocinar productos sanos y autóctonos: la sociedad Slow Food.

Logo der Slow Food Bewegung

Logotipo del movimiento Slow Food.

El movimiento Slow Food fue creado por el italiano Carlo Petrini en 1986, con objetivos como la promoción de la agricultura tradicional y sostenible. En el relativamente corto periodo que lleva vivo ha logrado captar la atención de más de 100.000 miembros en más de 130 países.

En Alemania, el primer establecimiento dedicado a ello se abrió en 1998. En 2004, esta tendencia alcanzó tal importancia que incluso se abrió una Universidad en el norte de Italia dedicada a la nutrición y la percepción de la calidad de los alimentos: la Universidad de Ciencias Gastronómicas.

Más allá de tetrabriks

“Crecí en el campo, y todavía guardo recuerdos en la cabeza y en la lengua de cómo sabe una leche auténtica, y no de tetrabrik. Es la comida tradicional, la dieta regional: cuando la fruta y la verdura no provienen de Sudáfrica o de Argentina, sino que se cultivan aquí. El sabor es importante, pero también la sostenibilidad: se debe consumir tan poca energía como sea posible a la hora de llevar la comida a la mesa.”

Der Italiener Carlo Petrini, Gruender der Slow Food Organisation am Freitag, 6. Februar 2009, bei einer Pressekonferenz fuer den Film Terra Madre auf der Berlinale in Berlin. Vom 5. bis 15. Februar 2009 finden die 59. Internationalen Filmfestspiele Berlin statt. (AP Photo/Hermann J. Knipperts) ----- Italian Carlo Petrini, founder of the 'Slow Food' organization addresses a news conference for the movie 'Terra Madre' at the Berlinale in Berlin, Germany, Friday, Feb. 6, 2009. The 59th International Film Festival Berlin takes place in the German capital from Feb. 5 until Feb. 15, 2009. (AP Photo/Hermann J. Knipp

Carlo Petrini, fundador del movimiento Slow Food.

Ferdinard Freiherr von Loe es miembro de la asociación Slow Food desde hace mucho tiempo y comulga con sus reglas tan gustosamente que no tiene problema en alquilar su local para las regulares reuniones de la sociedad en Bonn. A los miembros de la sociedad Slow Food les gusta mucho cocinar y probar productos regionales. A ello dedican su tiempo libre, en lugar de realizar otras actividades de ocio más frecuentemente practicadas en Alemania, como ir al gimnasio o jugar al tenis.

Tendencias poco sanas

Con el fin de no “perder” el tiempo en la cocina, en los últimos años se ha dado un exponencial aumento de la compra de productos congelados entre los alemanes: hasta 3.300 millones de toneladas comida congelada acaban cada año en los estómagos de los alemanes, un aumento del 100% en los pasados 20 años. Para Ferdinard von Loe, esto es algo realmente espantoso. Su universo de sabores es muy diferente.

“El pasado sábado tuvimos una reunión, y uno de los miembros trajo una salchicha frita de Franconia. Se trata de un carnicero que suele dirigirse a los granjeros para observar el ganado y, secretamente, examinar la alimentación que recibe. Si no le parece apropiada, no compra la carne. Las 25 personas que atendieron el evento afirmaron no haber probado nunca antes una salchicha así. El sabor se nota.”

Entre las misiones establecidas por el movimiento Slow Food se encuentra informar a la gente sobre los riesgos de la comida rápida, promover los bancos de semillas y cereales, celebrar festivales dedicados a las cocinas regionales y preservar productos locales y tradicionales.

Backen, Ballaststoffe, Brot, Cerealien, Dinkel, Ernährung, Essen, Getreide, Gluten, Grünkern, Korn, Körner, Nahrung, Natur, Vollwertkost #31731653 Copyright: photocrew/Fotolia.com

El Grünkern francón es uno de los productos del "arca de sabores" alemana.

El arca de los sabores

Esta última misión, una de las más importantes, se lleva a cabo mediante el desarrollo de la llamada “arca de sabores”: una base de productos en peligro de extinción en cada área donde el movimiento se ha extendido, almacenados no para evitar su consumo, sino todo lo contrario: para promover su cultivo de forma sostenible y poder hacer accesible sus sabores únicos de nuevo a la población.

Los productos incluidos en esta lista suelen estar conectados a una región, localidad o etnicidad concreta cultural o históricamente, además de ser escasos y difíciles de encontrar. En el caso de Alemania, por ejemplo, se encuentran productos como la lenteja alba, el pollo de Augsburgo, el queso de Nieheim o el Grünkern francón o espelta verde. La espelta es una variedad de trigo, y el Grünkern es una  especialidad de Franconia y Baden que consiste en recoger este cereal cuando todavía no está maduro, deshidratándolo directamente.

La tradición viene a raíz de que, a causa del frecuente mal tiempo, en el pasado era común tener que recoger la cosecha de espelta antes de su maduración. Se puede comer como aperitivo, tostándolo en mantequilla y untándolo con yema de huevo, o se puede utilizar como ingrediente en sopas, dulces u otros platos. Hoy en nuestras audiorecetas vamos a preparar una cacerola de Grünkern.

Audios y videos sobre el tema