1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

Sistema financiero español: una roca en la tormenta

A pesar de la burbuja de la construcción, 2 millones y medio de desempleados y grises pronósticos, el sistema financiero español es uno de los más sólidos de Europa. ¿Hay un secreto para sobrevivir a la crisis mundial?

default

Filial del Banco Santander Central Hispano, en Madrid.

España ya no saldrá este año de la crisis económica, es la convicción de Pedro Solves, ministro español de Economía. El crecimiento de la economía española se detendrá en este último trimestre de 2008.

Y las previsiones para 2009 no son mejores. Expertos creen que España no crecerá más de 1% durante el próximo año. ¿Así que no se puede hablar sino de malas noticias? – La respuesta es un categórico ¡No! A pesar de que la burbuja de la construcción española le estalló en la cara al mismo Gobierno de Zapatero y la debilidad del sector inmobiliario hace una visible mella en la coyuntura, lo cierto es que España se muestra sorpresivamente robusta a la hora de hacer un balance sobre las efectos de las crisis financiera originada en Estados Unidos.

En efecto, los terremotos financieros de los últimos meses no han golpeado los mercados en España como muchos creerían. El sector financiero ibérico parece ser la roca en la tormenta: ni alarmas de iliquidez ni estruendosas bancarrotas entre bancos, cajas de ahorros o aseguradoras. Todo gracias a la excelente gerencia del Banco de España, la institución emisora.

Rígido y eficiente sistema de control

“El sistema bancario español es tan sólido que podría ser tomado como ejemplo mundial”, dice a DW-WORLD, María Teresa Fernández de la Vega, vicepresidenta del Gobierno español: “La seria política financiera del Banco de España y sus medidas complementarias no están ayudando mucho. Por eso es que el sistema financiero español está despertando el interés de otros países europeos.”, acota Teresa Fernández de la Vega.

Tras la severa crisis financiera de los años 80 el banco emisor español introdujo un rígido y eficiente sistema de control: tanto los bancos como las cajas de ahorros están obligados a mantener altas reservas; sus actividades son controladas regularmente y negocios de alto riesgo sólo son aprobados bajo estrictas condiciones cuyo cumplimiento es vigilado.

La burbuja de la construcción

El Banco de España pregunta, por ejemplo, si y en cuáles cantidades los bancos de crédito pueden servirse de “inyecciones financieras” del Banco Central Europeo (BCE), con sede en Francfort del Meno. Aparte de esto, el banco emisor español investiga sobre si los institutos de crédito han tenido problemas en el aseguramiento de capitales. Desde luego que los bancos hipotecarios españoles no quisieron perderse el negocio durante los años del “boom de las construcción” y también ofrecieron créditos fáciles.

Y ahora no son pocos los clientes que tienen problemas para pagar las deudas a los bancos que ya empiezan a sentirlo. Algunos bancos han recibido, por ello, una menor calificación por parte de institutos internacionales de “rating”. Así que el Banco de España ya ha advertido al sector a obrar con mucho más cuidado. Pero la realidad es que el sector bancario español no tiene los problemas que aquejan a bancos estadounidenses, británicos, belgas o incluso alemanes.

Al contrario. Santander, el mayor banco español, acaba de comprar con 770 millones de euros de sus reservas, el banco hipotecario británico Bradford & Bingley, declarado en bancarrota.

América Latina: uno de los fuertes del Banco Santander

Entre tanto, el instituto financiero más grande de la zona euro es el Banco Santander, si se miden las cantidades de capital circulante en las bolsas. El Banco Santander obtuvo en 2007 ganancias insospechadas: 9 mil millones de euros.

Y en 2008, a pesar de la actual crisis financiera, el Banco Santander apunta a una ganancia de 10 mil millones de euros. Con unas 11. 200 filiales el Banco Santander es ya el instituto con la mayor cantidad en todo el mundo. 65 millones de clientes, 2,3 millones de accionistas y 132.000 empleados componen la médula de este singular banco que se ha ganado el respeto a nivel global.

En 40 países está presente este consorcio bancario español, incluyendo también Alemania y Gran Bretaña. Su fuerte empero está, precisamente, en España y los países latinoamericanos.

DW recomienda