Siria: diferencias en la oposición ante una intervención internacional | El Mundo | DW | 29.08.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Siria: diferencias en la oposición ante una intervención internacional

La oposición Siria muestra opiniones dispares con respecto a una intervención militar internacional contra el régimen de Damasco. Sin embargo, todos coinciden en un punto: la voluntad de derrocar a Assad.

Para la Coalición Nacional Siria, que agrupa a fuerzas de oposición, la autoría de los ataques con gas venenoso del miércoles 21 de agosto de 2013 está clara. El régimen de Assad es el responsable, afirmó el grupo opositor el mismo día del ataque, apelando a una intervención la comunidad internacional: “Exigimos al Consejo de Seguridad a juzgar los crímenes de Assad y publicar una resolución para garantizar el mantenimiento de la paz y la seguridad”.

Como base para sus afirmaciones, la Coalición Nacional alude a numerosas declaraciones de testigos que confirman la responsabilidad del régimen de Assad. También indicios políticos apuntan a su juicio en esa dirección. “Hay desconfiar mucho de la oposición para pensar que matarían a los que les apoyan y ayudan”, comenta Sadiq Al-Mousllie, portavoz del Consejo Nacional Sirio en Alemania, organización perteneciente a la Coalición Nacional. Aun reconociendo la existencia de grupos extremistas mezclados con la oposición, Al-Mousllie ve improbable que hubiesen sido estos últimos los autores: “Si lo hubiesen hecho se enfrentarían a una dura reacción por parte de la verdadera oposición Siria. El Ejército de Liberación Sirio no lo aceptaría”, asegura.

El embajador de la Coalición Nacional en Francia, Monzer Makhous, coincide en apelar a la comunidad internacional: “Los países occidentales, como defensores de los derechos humanos y la libertad, podrían castigar al régimen de Assad y su entorno por las masacres y los ataques con armas químicas”, dijo Makhous en conversación con DW, agregando que esto podría realizarse “por ejemplo a través de una acción militar”.

Expectativas opositoras

Dicha intervención se enfrenta sin embargo a muchas trabas diplomáticas. Ni China ni Rusia aceptarían una resolución de la ONU en ese sentido, afirma Monzer Makhous. Pero, en vista de los ataques con armas químicas, cree que la acción contra el régimen estaría legitimada aun sin una resolución de la ONU: “Naciones Unidas reconoce el principio de protección. Éste obliga a los actores internacionales a intervenir en caso de violaciones flagrantes de los derechos humanos por parte de un gobierno”.

Además, en el escenario actual, una intervención militar podría ser también estratégicamente oportuna para la Coalición Nacional. Como comenta su portavoz Hisham Marwah, el armamento del régimen es claramente superior, sobre todo con las armas procedentes de Rusia e Irán. La oposición no cuenta con unos apoyos similares.

Riesgos de una intervención

Pero no todos los grupos de oposición apoyan una intervención militar. El Comité de Nacional Sirio para la Coordinación de la Transición a la Democracia se manifiesta categóricamente en contra. Su portavoz, Haythan Manna, declaró a la agencia United Press que las armas químicas procedían de fabricantes locales. A la vez, el grupo criticó que la atención se concentre sólo en las víctimas del ataque químico mientras en Siria han fallecido ya 100.000 personas.

Lo que está claro es que una intervención militar sería arriesgada. El diario “Al Hayat” indicó que, en caso de ataques, Damasco podría lanzar misiles hacia Israel y provocar que ese país reaccione. Al mismo tiempo, el régimen de Assad podría disparar contra las vecinas Jordania y Turquía (miembro del OTAN). Tampoco se podría anticipar la reacción de Irán, aliada de Assad, o la de Hezbollah hacia Israel. Además peligrarían los efectivos de la ONU en el sur del Líbano. Al igual que el diario, también Sadiq Al-Mousslie ve los riesgos que conllevaría una acción militar. “Pero si seguimos esperando, también habrá riesgos”, concluye el portavoz.

DW recomienda