Siria: crece la presión internacional | El Mundo | DW | 26.08.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Siria: crece la presión internacional

La ONU dice contar ya con "datos valiosos" sobre las denuncias de uso de gas tóxico. Mientras crece la presión de Estados Unidos y Reino Unido, Alemania apuesta por una salida política y Rusia sigue dudando.

Los especialistas químicos enviados por Naciones Unidas a Siria ya cuentan con "datos valiosos" sobre las denuncias de uso de gas tóxico en las afueras de Damasco, indicó un portavoz del organismo internacional. Las declaraciones fueron emitidas tras el primer día de evaluación de la delegación enviada al país, y luego de que esta sufriese un ataque reiterado e intencionado de francotiradores.

Los especialistas visitaron a personas heridas y tomaron muestras en la localidad de Moadhamiyad al Sham, en el sudoeste de Damasco, para su posterior análisis. "Están satisfechos (con lo obtenido) y continuarán mañana con sus investigaciones", señaló el portavoz Fahan Haq en Nueva York, sin precisar si el equipo regresará a la misma localidad este martes.

El gobierno y la oposición se culparon mutuamente del ataque contra los inspectores que, si bien no dejó heridos, sucedió justo cuando el convoy estaba por pasar de la zona que controla el gobierno a la controlada por los rebeldes. Moadhamiyad al Sham es uno de los dos lugares donde según la oposición el gobierno perpetró un ataque con gas tóxico que habría causado la muerte de 1.300 personas. De acuerdo con la ONG Médicos Sin Fronteras, en sus hospitales fueron tratadas 3.600 personas con síntomas de gas nervioso, de las cuales murieron 355.

La delegación "está buscando un sitio relacionado con los presuntos ataques de gases tóxicos del 21 de agosto", indicó el vocero a la agencia alemana de noticias dpa. Los resultados de la investigación, que previsiblemente se extenderá durante las próximas dos semanas, serán dados a conocer por el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, "cuanto antes", indicó el vocero. Ban será quien decida en qué forma "se pueden utilizar" las informaciones.

John Kerry: La matanza indiscriminada de civiles (...) con armas químicas es una obscenidad moral.

John Kerry: "La matanza indiscriminada de civiles (...) con armas químicas es una obscenidad moral."

Estados Unidos considera opciones

Por su parte, el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, afirmó este lunes que Washington considera "innegable" el uso de armas químicas en el último ataque en Siria y advirtió que el mundo exigirá "responsabilidades" en breve a Damasco, aunque no anunció qué tipo de acciones se podrían tomar. "La matanza indiscriminada de civiles (...) con armas químicas es una obscenidad moral. Bajo cualquier estándar, es inexcusable, y pese a las excusas y equívocos que algunos han fabricado, es innegable", dijo Kerry en una declaración pública.

Aunque no acusó de forma inequívoca al régimen del presidente Bashar al Assad de estar detrás del ataque del 21 agosto en las afueras de Damasco en el que murieron cientos de personas, Kerry dejó claro que para Washington hay sospechas más que fundadas de que la mano de Damasco está detrás de la matanza. "Durante cinco días, el régimen sirio se negó a permitir a los inspectores de la ONU el acceso al lugar del ataque que lo habría exonerado. En vez de ello, atacó más esa zona, (..) destruyendo sistemáticamente las pruebas", insistió.

Al mismo tiempo, el secretario de Defensa estadounidense, Chuck Hagel, afirmó que está considerando todas las opciones. "Si se toma cualquier acción se hará junto a la comunidad internacional y en el marco de una justificación legal", dijo tras reunirse con su homólogo indonesio, Poernomo Yusgiantoro, en Yakarta.

Rusia en contra y Reino Unido a favor de intervenir

El gobierno alemán, entretanto, exigió consecuencias por el uso de gas tóxico en Siria. El vocero gubernamental, Steffen Seibert, no dejó claro en Berlín a qué tipo de consecuencias se refiere el Ejecutivo germano. Pero el ministro de Exteriores, Guido Westerwelle, sí insistió en que Alemania apuesta por una salida política al conflicto. Todos los partidos de oposición, por su parte, se mostraron contrarios a una intervención militar.

Rusia, en tanto, sigue dudando de que haya sido el régimen de Bashar al Assad el que empleó el gas venenoso, según dijo el presidente ruso Vladimir Putin al primer ministro británico David Cameron en una conversación telefónica, informó Downing Street en Londres. Cameron dio a entender a Putin en la conversación telefónica que había pocas dudas de que el ataque con gas venenoso fuese llevado a cabo por las tropas de Al Assad, ya que no hay indicios de que la oposición esté en condiciones de llevar a cabo un ataque de esas dimensiones.

Cameron interrumpió sus vacaciones y volverá mañana martes a Londres para encabezar una reunión del consejo de seguridad nacional, informó un portavoz del gobierno. Previamente, el ministro de Exteriores ruso, Serguei Lavrov, había dicho que Rusia no se dejará arrastrar a una guerra en Siria, donde una intervención militar sin mandato de la ONU supondría una grave violación del derecho internacional. Rusia tiene poder de veto en el órgano más poderoso de la ONU y ya bloqueó resoluciones sobre el país.

El ministro del Exterior británico, William Hague, aseguró en cambio a la BBC que una intervención militar en Siria es legítima incluso sin el voto unánime del Consejo de Seguridad. "El Consejo de Seguridad de la ONU no está de acuerdo sobre Siria y sencillamente no se ha tomado en serio su responsabilidad respecto de Siria", dijo Hague. "Si eso fuera diferente, habría habido una mejor opción de acabar con este conflicto hace tiempo".

rml (dpa, reuters)