SIPRI: el armamentismo mundial se mantiene alto | El Mundo | DW | 05.12.2016
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

SIPRI: el armamentismo mundial se mantiene alto

Cuatro quintas partes de las ventas mundiales de armas corresponden a EE.UU. y Europa occidental. Así lo indican las más recientes cifras del SIPRI. Una entrevista con la experta Aude Fleurant, de dicho instituto.

Según el más reciente informe del Instituto Internacional de Estudios para la Paz de Estocolmo (SIPRI), las 100 principales empresas exportadoras de armas del mundo vendieron en 2015 armamento y servicios por un valor de 370.000 millones de dólares Es una suma casi inimaginable, y sin embargo, el organismo señala que implica una disminución de 0,6 por ciento.

DW: ¿El mundo se mueve hacia la paz, aunque sea a paso de tortuga?

Aude Fleurant: Esa no sería la conclusión más correcta. Las cifras de venta de las 100 principales exportadoras de armas estuvieron en 2015 un 35 por ciento por encima de las de 2002. Es un aumento significativo, aunque en los últimos cuatro o cinco años las ventas de esas empresas han disminuido. El punto más alto fue en 2010. Podría producirse aquí un cambio de tendencia en relación con las cifras descendientes desde 2010.

Entonces, ¿cuáles son para usted los principales resultados de estas nuevas cifras?

Los descensos más importantes respecta a empresas estadounidenses, tanto en lo que corresponde a las cifras absolutas de las principales 100 exportadoras como en cuanto a sus cifras de ventas. Para las empresas estadounidenses, tales cifras retrocedieron un 2,9 por ciento. Y esto se refleja en el resultado total.

En cambio, 2015 fue un buen año para las empresas europeas, especialmente las francesas. En Reino Unido, la tendencia regresiva de los últimos años se revirtió. Los envíos de armas alemanas siguen creciendo. Esto equilibra en cierta medida a las pérdidas en Estados Unidos.

Otros países emergentes registran un claro crecimiento, en especial Corea del Sur. Las ventas de armas de ese país aumentaron 30 por ciento este año.

Aude Fleurant, del SIPRI

Aude Fleurant, del SIPRI

¿Qué factores influyeron en el salto que presentan los productores de armas sudcoreanos?

El motivo esencial de este vasto programa armamentista es la percepción de que Corea del Sur es un país amenazado. Además, desde los años setenta la industria armamentista sudcoreana se levantó con ayuda de Estados Unidos y Europa, y  hoy se busca estabilizarla. El país busca fabricar sus propias armas en casa. La segunda razón es que Corea del Sur ha tenido éxito en los últimos años al incursionar en el mercado internacional de armas.

Para permanecer en Asia: desde hace años, China incrementa masivamente sus fuerzas armadas. Pero China no aparece en e informe del SIPRI. ¿Por qué?

Hemos observado detenidamente a China desde hace algunos años. Nuestra principal dificultad es la falta de transparencia en la manera como los conglomerados chinos presentan sus cifras. Dichos conglomerados fabrican productos tanto para el uso civil como para el militar. A menudo no diferencian en sus reportes entre una y otra actividad. No sabemos a quién le venden, ni conocemos el precio de sus productos cuando se los venden al Estado chino. Las dificultades metodológicas son tan grandes, que impiden hacer una comparación entre unas cifras y otras en caso de que decidiéramos aceptarlas. Suponemos que entre las primeras 100 empresas exportadoras de armas habría varias chinas, algunas quizá entre las primeras 25. Pero los reportes no son lo suficientemente confiables como para integrarlos a la lista de las 100 principales exportadoras mundiales de armas.

Al echar un vistazo a las cifras del SIPRI, algo llama la atención: más de 4/5 partes de las ventas entre las 100 principales empresas productoras de armas en el mundo provienen de Estados Unidos y Europa occidental. ¿Es acorde esto a la imagen que Occidente tiene de sí mismo como promotor de paz?

En este contexto, cuesta trabajo hablar de una fuerza promotora de paz. Estados Unidos y los países de Europa occidental tienen una amplia industria armamentista. En Estados Unidos, es la herencia de la Segunda Guerra Mundial. Durante la Guerra Fría, e incluso después, se han desarrollado a causa del enorme gasto destinado al armamentismo.

Infografik SIPRI Top 100 Waffenproduzenten 2015 Englisch (Sperrfrist!! 05.12.2016 00:01:00)

Evolución de la venta armamentista en 2015

Europa occidental también se ha rearmado después de la Segunda Guerra Mundial, en especial tras la fundación de la OTAN. Durante la Guerra Fría, Francia, Inglaterra, Italia, España y Alemania han construido una industria a fin de volverse independientes de la compra de armamento. Esta posición se mantuvo incluso después de terminada la Guerra Fría, pese a que la situación cambió drásticamente. Muchos países están interesados en mantener la capacidad de la producción armamentista en todos los sectores, o por lo menos en la mayoría. Para Europa occidental se torna cada vez más difícil. A la larga, es muy caro mantener la industria armamentista. Por eso los europeos exportan armas, a fin de mantener activas las líneas de producción. Ahí aparece la contradicción con la supuesta "fuerza promotora de paz”. Se encuentran razones para seguir exportando, aun a países en conflicto o que tienen un balance miserable en cuanto a la defensa de los derechos humanos. Por ejemplo, Francia, que vendió aviones de guerra Rafale a Egipto con el argumento de que son utilizados para combatir el terrorismo en la región. Siempre hay una razón supuestamente compatible con la idea de ser una "fuerza promotora de la paz”: la seguridad, la estabilidad, o la respuesta ante una amenaza.

Aude Fleurant es directora del programa para el estudio del gasto armamentista y militar en el Instituto Internacional de Estudios para la Paz de Estocolmo, SIPRI

DW recomienda