″Sin estrategia clara se repetirán en Libia los errores hechos en Kosovo″ | Política | DW | 16.04.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

"Sin estrategia clara se repetirán en Libia los errores hechos en Kosovo"

La comunidad internacional no debe cometer en Libia los mismos errores cometidos en la intervención en Kosovo, advierte jefe de la misión de Naciones Unidas en Pristina (UNMIK), Lamberto Zannier.

default

Lamberto Zannier, diplomático italiano al frente de la misión de Naciones Unidas en Kosovo (UNMIK).

El precedente de Kosovo fue evocado también por el ministro finlandés de Asuntos Exteriores, Alexander Stubb. Al igual que ahora en Libia, las fuerzas aéreas de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) intervinieron en los Balcanes para intentar evitar una masacre humanitaria.

"Hay lecciones que la comunidad internacional puede extraer (...). Una importante es que cuando se lanzan iniciativas de este tipo, se necesita saber cuál es la estrategia de salida", aseguró Zannier. Una vez que finalizaron las hostilidades en Kosovo, después de 78 días de conflicto, la ONU y la OTAN se vieron dirigiendo y vigilando la ex provincia de Serbia durante casi diez años, un escenario de pesadilla para aquellos que esperaban una rápida resolución de la crisis.

Entre la impotencia y las Potencias

En Kosovo "no hubo una estrategia clara". Las decisiones relativas a la cuestión clave del estatus "eran constantemente pospuestas con el argumento de 'ya veremos'", recordó Zannier. "Hoy seguimos 'viendo'". Kosovo declaró su independencia en 2008 con el respaldo de Estados Unidos y la mayor parte de la Unión Europea, aunque el paso chocó con la resistencia de Serbia, que contaba con el apoyo de potencias como Rusia, China, la India, Brasil y Sudáfrica.

"Los kosovares dieron por hecho que la comunidad internacional había de una forma u otra reconocido los hechos (...). Hemos visto un resultado diferente", estimó Zannier incidiendo en que "gran parte de la comunidad internacional se alineó con Serbia". "Con la declaración de independencia Kosovo emprendió un camino autonomista, pero no ha logrado recorrerlo hasta el final, continúa estancado a medio camino", observó Zannier.

UE observa justicia y política

Desde 2008 el papel de la OTAN y de la UNMIK en Kosovo ha sido reducido de forma considerable, mientras que una misión respaldada por la UE asumió la autoridad en materias de justicia y política. Pero la ONU continúa presente en Pristina como garante de aquellos países que no reconocen la independencia.

"La UNMIK está allí para quedarse", subrayó Zannier, indicando que una solución al estilo de Bosnia, donde el cuerpo supervisor internacional previsiblemente saldrá del país, "no está sobre la mesa". La UNMIK busca también contribuir a resolver conflictos diarios como por ejemplo evitar que el nuevo Estado balcánico exporte bienes a través de su vecino, porque los funcionarios serbios no reconocen los sellos aduaneros de la "República de Kosovo".

Un diálogo mediado por la UE, que el viernes entró en su tercera ronda en Bruselas, adolece de los mismos problemas "tácticos". Ante el fracaso anterior de la comunidad internacional, Zannier insistió en que "la cuestión de Kosovo" debe "ser aclarada de alguna forma" por Bruselas, que puede ejercer su influencia en ambas partes a través de negociaciones de los miembros de la UE. Zannier, un alto diplomático italiano, se postula junto a un candidato turco, un austriaco y un portugués a presidir la Organización de Seguridad y Cooperación Europea (OSCE), a cargo de seguridad y derechos humanos.

dpa

Editor: José Ospina

DW recomienda