Sierra Leona y Liberia podrían colapsar ante ébola | El Mundo | DW | 12.09.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Sierra Leona y Liberia podrían colapsar ante ébola

El virus del ébola se sigue propagando rápidamente en África Occidental. Con las medidas que se han tomado hasta ahora, será casi imposible salvar a Liberia y Sierra Leona, sostiene un virólogo alemán.

Jonas Schmidt-Chanasit, del Instituto Bernhard Nocht de Medicina Tropical, en Hamburgo, dice, en entrevista con DW, que él y sus colegas “están perdiendo lentamente la esperanza para Sierra Leona y Liberia”. Sobre todo estos dos países han sido afectados fuertemente por la epidemia del ébola.

Según el virólogo, el momento indicado para intervenir hubiera sido en mayo y junio. “Hemos llegado tarde”. Schmidt-Chanasit cree que el virus se seguirá propagando rápidamente o, dicho con otras palabras, que casi cualquiera podría infectarse.

Ayudar, donde todavía es posible

Schmidt-Chanasit sabe que se trata de una declaración radical y enfatiza que de ninguna manera pretende abogar por que se detenga la ayuda para los países de África Occidental. Al contrario, demanda una “ayuda masiva”. Sin embargo, duda que en los casos de Sierra Leona y Liberia sea posible reunir toda la ayuda necesaria para contener la epidemia.

En Liberia han muerto más de 1.000 personas a causa del ébola.

En Liberia han muerto más de 1.000 personas a causa del ébola.

Según el virólogo, ahora lo más importante es impedir que el ébola se expanda a otros países y ayudar “donde todavía es posible, por ejemplo, en Nigeria y Senegal”. Además, añade, se debería invertir mucho dinero en seguir desarrollando una vacuna.

“Medidas muestran avances”

Por su parte, Jochen Moninger, coordinador de la ONG alemana Welthungerhilfe para Sierra Leona, dice a DW que la declaración hecha por Schmidt-Chanasit “es incorrecta”. Desde hace cuatro años, Moninger vive en Sierra Leona. “Las medidas muestran avances”, señala. “La enfermedad puede ser contenida. Si la situación fuera desesperanzadora, ya hubiera salido del país junto con mi familia”.

En Sierra Leona, el gobierno ha declarado una cuarentena de 21 días para todos los hogares en los que se registre un caso de ébola. Soldados y policías vigilan estas casas e impiden que personas que hayan tenido contacto con enfermos de ébola las dejen. Moninger cree que esta es la medida indicada y que se debe aislar a los enfermos, en caso necesario, hasta con ayuda del Ejército.

Cuando el gobierno de Liberia declaró cuarentena en el barrio de West Point, estallaron disturbios.

Cuando el gobierno de Liberia declaró cuarentena en el barrio de West Point, estallaron disturbios.

La desesperanza solo perjudica

El coordinador de la Welthungerhilfe para Sierra Leona desconoce la situación en Liberia y admite que, en el caso de ese país, Schmidt-Chanasit podría tener razón. Liberia no ha tomado las mismas medidas cautelares de cuarentena que Sierra Leona. Según un reporte de la Organización Mundial de la Salud, los infectados de ébola atraviesan la capital liberiana, Monrovia, en taxis colectivos en busca de un lugar en un hospital. Si no encuentran ninguno, regresan a sus casas. Así, el virus se expande en la ciudad.

No obstante, Moninger asegura que es peligroso propagar la desesperanza, puesto que la vida de muchas personas está en juego y declaraciones de ese tipo “solo hacen empeorar la situación”.

Catastrófico, pero no desesperanzador

Por su parte, la portavoz de la Organización Mundial de la Salud, Fadéla Chaib, asegura a DW que “por supuesto” todavía hay esperanza para ambos países africanos. “Dentro de seis a nueve meses la situación estará bajo control”. Sin embargo, también admite que la situación en Liberia “es muy grave” y que el gobierno está completamente desbordado. En cuanto se abre un nuevo centro de atención de ébola, cuenta, son inundados por pacientes.

Liberia es el país con mayor número de enfermos y muertos, la tasa de mortalidad por ébola es de un 60 por ciento. Fadéla Chaib está convencida de que con la ayuda no solo de los países vecinos, sino sobre todo de Europa y de EE. UU. será posible vencer la enfermedad.

“Haremos todo lo posible por detener el brote”, dice. “No abandonaremos a África Occidental”.