Siemens: una reestructuración a los tumbos | Economía | DW | 01.10.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

Siemens: una reestructuración a los tumbos

Siemens sorprendió al mundo con el anuncio de que eliminará 15.000 puestos de trabajo. Un proceso comprensible, pero muy mal comunicado y explicado.

A Siemens le va bien, dicen los empleados y trabajadores del grupo, destacando que las ganancias de la empresa no son nada desdeñables. A Siemens no le va bien, dicen los accionistas y analistas, que creen que las ganancias pueden ser mayores. Así lo ve también el directorio de Siemens y se fijó como meta aumentar la eficiencia del grupo. “Siemens 2014” se llama el programa de reestructuración que acaba de iniciar.

Para Stefan Schöppner, analista del Commerzbank, está claro que Siemens debe realizar profundos cambios estructurales: el grupo tiene que obtener más ganancias y aumentar su eficiencia. Por ello, a Schöppner no le sorprende que Siemens quiera eliminar 15.000 puestos de trabajo. “Hace tiempo que la medida estaba en el aire y para quien quiere ahorrar, la forma más rápida de lograrlo es eliminando puestos de trabajo”, dice.

Schöppner agrega que Siemens quiere ahorrar 6.000 millones de euros por año. “Esta claro que ello no es posible sin reducir el personal y eso deberían tenerlo claro también los sindicatos”, agrega.

Un problema de comunicación

Sí, eso estaba claro, dicen los representantes de los trabajadores. Pero, agregan “no que iba a ser una reducción tan grande de personal”. “Las cifras nos sorprendieron”, subraya Jürgen Kerner, miembro del directorio del sindicato IG Metall. Y destaca: “No fueron coordinadas con nosotros, ni siquiera nos fueron comunicadas”.

Deutschland Konjunktur Maschinenbau Siemens Turbinenwerk in Görlitz

Los trabajadores de Siemens no contaban con una reducción tan grande de personal.

Schöppner entiende esa reacción, desata por “la insuficiente comunicación dentro del grupo, porque fueron mencionadas cifras que no habían sido en ningún momento objeto de conversaciones con los sindicatos”, resalta.

El personal, defraudado

Siemens da trabajo en todo el mundo a 370.000 personas. La pérdida de 15.000 puestos de trabajo supone por lo tanto menos del cinco por ciento. Además, esa reducción puede lograrse dejando vacantes puestos actualmente no ocupados, logrando acuerdos de prejubilación con los trabajadores afectados o trasladando personal a otros sectores. El sindicato está relativamente seguro de que la reducción de puestos de trabajo no llevará a despidos, tal como afirma el directorio de Siemens.

No obstante, los trabajadores se manifiestan defraudados por el hecho de que Siemens quiera aumentar su eficiencia a costa del personal. Los sindicatos no se hubieran opuesto, por ejemplo, a un reestructuración y redefinición de los procesos de trabajo --subraya Jürgen Kerner-- pero las medidas tomadas y sobre todo cómo fueron tomadas, no las entienden.

Stefan Schöppner, por su parte, dice que el programa “Siemens 2014” es positivo. El problema es que “no está siendo bien implementado, como ya ha sucedido muchas veces con buenas ideas que Siemens ha tenido en el pasado”. En eso debe mejorar el grupo, agrega, porque de lo contrario “pierde credibilidad en la bolsa”.