Si se cierra Guantánamo, ¿qué hace Europa? | Política | DW | 21.01.2009
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

Si se cierra Guantánamo, ¿qué hace Europa?

Barack Obama le da a Guantánamo 120 días de descanso: el nuevo presidente de EE UU allana el terreno para el cierre de la controvertida prisión, y Europa debate sobre su papel en el proceso que tantas veces exigió.

default

Desde 2002 han pasado por Guantánamo unos 800 prisioneros. 250 siguen internos.

“La responsabilidad es de Estados Unidos”, asegura Hans Joachim Heintze, profesor en el Instituto de Derecho Internacional Humanitario de la Universidad de Bochum, “si Estados Unidos pide ayuda, se le debería conceder por motivos humanitarios. Pero, para ser justos, hay que decir que Guantánamo es un problema estadounidense y no puede ser transferido a terceros países”.

Zeichnung von Gerichtssaal in Guantanamo

Los juicios en el tribunal militar de Guantánamo quedan suspendidos durante 120 días.

La opinión de Heintze coincide con la que han manifestado a través de la prensa algunos representantes del Gobierno alemán. “No podemos por un lado exigir que se cierre Guantánamo y luego desentendernos cuando hay que brindar apoyo”, dijo el delegado de Derechos Humanos, Günter Nooke, en una entrevista con el diario digital Handelsblatt.com. Sin embargo, “el responsable de los presos es, en primer lugar, Estados Unidos”, añadió el político. “Por supuesto que es tarea de Estados Unidos solucionar el problema que él mismo ha creado”, declaró el coordinador de las Relaciones Germano-Americanas, Karsten Voigt, en la cadena radiofónica Deutschlandfunk, “pero eso no quita que estemos dispuestos a colaborar”.

Pocos aspectos de la “guerra contra el terrorismo” han sido tan unánimemente criticados como la cárcel de Guantanamo Bay, y Barack Obama llevaba sólo unas horas en el cargo de presidente cuando ordenó suspender temporalmente la actividad del tribunal militar que juzga a los allí detenidos. La señal es clara, tanto para dentro como para fuera del país: Obama ya ha comenzado con las labores de limpieza de la imagen estadounidense. “Tenemos que levantarnos, sacudirnos el polvo y empezar a renovar América”, oraba en su discurso de investidura.

Europa, ¿realmente sin responsabilidad?

Proteste gegen Guantanamo und Bush in Lima

Manifestación contra Guantánamo en Lima, noviembre 2008.

“Guantánamo nació de la impotencia política y porque se quiso tratar a sospechosos de terrorismo, contra los que no había pruebas suficientes, de manera diferente a como se procede con criminales comunes”, comenta Heintze. “Desde el punto de vista del derecho internacional y de la misma legislación estadounidense, el campo es ilícito. Los lugares fuera de la ley no existen. Si Estados Unidos mantiene territorio cubano bajo control militar, ese territorio se somete a la Justicia estadounidense”.

Según Manfred Nowak, encargado por Naciones Unidas para investigar los casos de tortura, el trato extraordinario a los prisioneros de Guatánamo incluía las vejaciones. “Las pruebas están sobre la mesa”, aseguró el jurista al programa de la televisión pública alemana Frontal 21. “No importa qué gobierno ocupe el poder”, dice Heintze, “si bajo administración estadounidense se han cometido violaciones de los derechos humanos, la Justicia estadounidense está obligada a tomar constancia de ellas y a reestablecer la legalidad”.

Gefangener in Guantanamo

Soldados estadounideses transportan a un preso en Guantánamo.

Reestablecer la legalidad en Estados Unidos es una labor que Europa difícilmente puede ejercer. Obama lo sabe, como lo saben los mandatarios del Viejo Continente. Pero cierta responsabilidad sí que pesa sobre hombros europeos: al menos la que corresponde al testigo que no actúa.

Ningún Gobierno a este lado del Atlántico ha reconocido tener constancia de que los aviones estadounidenses que trasladaban sospechosos a Guantánamo hacían escala en su territorio, nadie ha dicho saber de la existencia de cárceles ilegales sobre suelo comunitario. Pero cada informe, cada investigación, cada documento que sale a la luz abre más dudas sobre la condescendencia europea de las que aclara.

CIA-Flüge in Europa

La parte militar del aeropuerto de Fráncfort fue clave en el sistema de vuelos de la CIA.

“Los aviones que aterrizaron en Alemania lo hicieron en las bases estadounidenses o en la parte militar del aeropuerto de Fráncfort, de manera que las autoridades alemanas no tenían derecho a llevar a cabo controles: siempre y cuando, claro, no supieran nada sobre la finalidad de los vuelos”, indica Heintze. Existen sospechas de que el Gobierno germano de aquel entonces conocía cuál era la carga de estos aviones, pero hasta ahora ninguna prueba.

Un escándalo sacudió a España cuando el pasado diciembre el periódico El País publicó un documento del servicio de inteligencia, catalogado de “muy secreto”, a partir del cual se deducía que el Ejecutivo de José María Aznar, primero, y de José Luis Rodríguez Zapatero, después, habrían estado informados de que por las pistas de su país pasaban aviones con prisioneros ilegales en su interior. “En este caso, el gobierno español debería haber intervenido. Cualquier Gobierno europeo que hubiera tenido constancia de los hechos debería haber intervenido, porque éstos violan la legislación europea”.

¿A dónde con los presos de Guantánamo? ¡Siga leyendo!

DW recomienda